Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa, irritada con los "atípicos" reproches del instructor

El abogado defensor del juez Baltasar Garzón en el caso de las escuchas ordenadas sobre cabecillas y abogados de la trama Gürtel, Francisco Baena Bocanegra, ha recurrido ante el propio juez instructor del caso, Alberto Jorge Barreiro, la negativa de este a incorporar a la causa un elemento nuevo: el auto del Tribunal Superior de Madrid que el pasado marzo acordó volver a imputar a los abogados Manuel Delgado Solís y José Antonio López Rubal en el caso Gürtel.

Ambos letrados habían sido imputados en un principio y luego, en diciembre pasado, desimputados; pero el Tribunal Superior ha vuelto a imputarlos y la defensa de Garzón cree que eso debería tenerse en cuenta en la causa; el juez Barreiro se niega por considerar que Garzón solo pretende dilatar el proceso.

El defensor de Garzón parece haberse hartado de los malos modos de Barreiro. La defensa no puede "aceptar", asegura, que el juez diga que su actuación es "para dilatar la marcha del proceso". "Podemos admitir que nuestra línea de defensa no guste, que se pueda tachar de equivocada, incluso que podamos resultar incómodos", dice el escrito. Pero "el novedoso, sorpresivo y no menos atípico y radical planteamiento del reproche del instructor ha sido absolutamente determinante para vernos obligados a luchar improvisando minuto a minuto", se queja el abogado. "Nada de eso justifica que nuestros esfuerzos, acertados o desacertados en defensa de nuestro representado, merezcan tan dura como gratuita recriminación", añade.

Baena lamenta el "personalísimo entendimiento" del instructor "de que las grabaciones no son medio de prueba idóneo" para exculpar a Garzón, y afirma que la denegación de dicha prueba infringe el derecho a la tutela judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2011