El Gobierno espera que fondos de China aporten dinero para recapitalizar las cajas

Zapatero asegura que "España ya ha hecho sus deberes" y descarta más medidas

Por algo la llaman "el banco del mundo" y desde el Gobierno español se confía en que ponga sus ojos en las cajas de ahorros. Según fuentes del Ejecutivo, la poderosa Corporación de Inversiones de China (CIC) está en condiciones de invertir hasta 9.000 millones de euros en el sector. Así se puso de manifiesto en una reunión ayer en Pekín con el presidente Zapatero y representantes de los principales inversores públicos y privados chinos. Esa cantidad equivaldría al 60% del volumen de capital que el Banco de España exige a las entidades para sanearse: 15.152 millones. Las mismas fuentes añadieron que el vicepresidente de CIC, Xie Ping, aseguró ante Zapatero que invertirá en las cajas siempre que les garantice "rentabilidad y estabilidad" y añadió que le parecía muy acertado el decreto del Gobierno de Zapatero para la reestructuración de estas entidades. Isidro Fainé, presidente de la Confederación de Cajas, dijo que la inversión china "será bienvenida al sector".

Más información

Durante la reunión entre el presidente y los inversores se manejaron cifras mareantes. La propia CIC aseguró que disponía de 350.000 millones de dólares de capital inversor para todo el mundo. En total, los cinco grupos inverosores presentes dijeron tener 2,46 billones de euros listos para invertir en cualquier parte.

Los bancos chinos, que ya compraron deuda española, aseguraron ante Zapatero que seguirán comprando más, aunque en este caso, no dijeron cuánto. Tras conseguir este nuevo compromiso de la segunda potencia mundial, el presidente aseguró que ya no harán falta nuevos recortes. "España ya ha hecho sus deberes. En estos momentos genera la confianza suficiente como para que vayamos a cumplir las previsiones de déficit. Nos va a costar más el empleo, que es nuestra principal preocupación. "A partir de ahora, añadió, solo habrá "medidas de estímulo". Mañana se aprobará en el Consejo de Ministros un plan para regularizar los empleos en la economía sumergida fijando un plazo tope para el próximo 1 de julio y contratando más inspectores para detectar y castigar las irregularidades.

Zapatero utilizó ayer el término "diplomacia económica" para enmarcar las nuevas relaciones entre España y China. Preguntado por qué no había mencionado los derechos humanos o por qué no se había interesado por la detención del artista chino Ai Wei-wei, el presidente se limitó a decir que ese no era el motivo de su visita, la cuarta desde que tomó el poder, en 2004, y la primera desde que anunció que no volverá a ser candidato en la elecciones.

El presidente insistió en que las mayores posibilidades de crecimiento de España (que acaba de rebajar el FMI) pasan por China. Actualmente hay 1.600 empresas españolas con 1.800 proyectos a desarrollar en el país asiático. Seis de ellas (Santander, Gamesa, Indra, Grupo Antolín, Maxam y Ringo Válvulas) firmaron ayer acuerdos con otras tantas entidades chinas por 1.500 millones de euros. El Santander ha recibido además autorización de China para abrir 200 bancos rurales en su territorio.

Zapatero propuso a los chinos que además participaran en la privatización del 49% de AENA, y estimó que la gestión privada aumentaría en un 30% la rentabilidad de los dos principales aeropuertos: El Prat y Barajas. También les habló de la posibilidad de invertir en infraestructuras de alta velocidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de abril de 2011.

Lo más visto en...

Top 50