Reportaje:

Justicia poética para Centelles

Los hijos del fotógrafo presiden el homenaje que el Ayuntamiento de Barcelona celebra en el Saló de Cent

Si Agustí Centelles estuviera vivo, posiblemente no habría asistido al homenaje que el Ayuntamiento de Barcelona le ofreció ayer en el Saló de Cent. El fotoperiodista, fallecido en 1985, quizá hubiera preferido quedarse en la plaza de Sant Jaume para inmortalizar con su inseparable Leica lo que en ella sucedía, en este caso la manifestación contra los recortes en sanidad de la Generalitat, tal como hizo en vida en muchas ocasiones.

Durante el acto, sus hijos, Sergi y Octavi, permanecieron sentados flanqueando al delegado de Cultura, Jordi Martí, haciendo patente así la sintonía entre los herederos del fotógrafo y los representantes municipales. "La mayoría de los escenarios de las fotografías que hizo mi padre son de Barcelona y reflejan la historia y la vida de la ciudad. Si las negociaciaciones se hubieran hecho con el Ayuntamiento, el legado estaría aquí y no habría que justificarse", aseguró Octavi al final del acto, en referencia a la polémica generada tras la venta del archivo Centelles al Ministerio de Cultura mientras negociaban con la Generalitat. "Mi padre estaría emocionado y mis lágrimas serían las suyas", señaló el menor de los Centelles, que como su hermano, Sergi, no abandonó su semblante serio en ningún momento. Ni siquiera cuando en las pantallas se proyectaron un centenar de fotografías de Centelles de los efectos de la guerra y otras menos conocidas sobre prácticas deportivas.

Más información

Conducido por el historiador y crítico de arte Daniel Giralt-Miracle, el evento contó con la participación de Antoni Segura, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Barcelona (UB); Miquel Berga, que fue comisario de la exposición Centelles. Las vidas de un fotógrafo 1909-1985 y dijo que el acto era de "justicia poética", y Paco Elvira, fotógrafo y profesor que relacionó a Centelles con Robert Capa, otro de los grandes del fotoperiodismo. También se pudo escuchar por primera vez parte del poema sinfónico Centelles, creado por el compositor vallisoletano Eduardo Tarilonte (ex Celtas Cortos) tras recibir el encargo, según explicó, del asesor de los Centelles, Joaquin D. Gasca.

El homenaje es un compromiso más del Consistorio con los hijos del fotógrafo y llega tras anunciarse que la nueva biblioteca de la calle de Urgell llevará el nombre de Centelles y que se colocará una placa en el estudio que el fotógrafo tuvo en Sant Gervasi. Martí aseguró que se ha querido reflejar "la voluntad explícita de esta ciudad por fortalecer la memoria de Centelles y de la imagen en general".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de abril de 2011.

Lo más visto en...

Top 50