Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Las hipotecas se encarecerán si el BCE da señales de nuevas subidas

El euríbor ya descontaba el alza de ayer y se sitúa por encima del 2% - Los expertos creen que si se elevan los tipos se revisarán las hipotecas

El euríbor (European Interbank Offered Rate) es un tipo relativamente artificial. Es un promedio de lo que marcan 42 grandes bancos europeos, pero no se cruzan operaciones de préstamos entre ellos a ese precio. Sin embargo, marca el coste de millones de créditos. En parte esa artificialidad -y la diferencia de plazos- le ha permitido estar por encima de los precios oficiales del BCE. El euríbor ya subió con rapidez cuando el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, anunció sus intenciones, hace ahora un mes.

El problema viene ahora. Si cumple lo que ha dejado entrever -más subidas- el indicador de referencia de las hipotecas se moverá al alza. "El euríbor podría aguantar un alza del precio oficial del dinero de 0,25 puntos básicos sin grandes sobresaltos. Pero si los tipos oficiales suben al 1,5% y en ese momento Trichet anuncia más incrementos, el euríbor se irá hasta el 2,5% para final de año", comenta Alfonso García Mora, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

A medio plazo, el aumento supondrá más ingresos para la banca

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) coincide con AFI en que lo peor será que se confirme la tendencia alcista. "Una escalada del euríbor podría llegar a provocar el impago de la hipoteca y la pérdida de la vivienda para gente que ya está muy apurada", dice un portavoz oficial de esta organización. Son malas noticias en un país con casi 4,7 millones de parados, muchos de ellos agotando ya la prestación de desempleo. En opinión de la OCU, Trichet solo se va a dejar guiar por la inflación, "y no va a esperar a la recuperación de España. Seguirá subiendo tipos si los precios no se contienen".

A medio plazo, la banca ganará margen financiero. Al principio no, porque tendrá que mantener la guerra del pasivo con depósitos entre el 3,5% y 4% y tendrá que pagar más por la financiación del BCE, pero cuando se revisen las hipotecas tendrá más ingresos. Este mayor coste del dinero (el 80% de los créditos se aprecian automáticamente: están referenciados al euríbor), podría frenar más la economía y darle otra vuelta al grifo del crédito. El problema para las entidades podría llegar si sube la morosidad y, por lo tanto, los bancos se ven obligados a elevar las provisiones.

Un directivo bancario admite con franqueza (y bajo la condición de anonimato): "La noticia es buena para la banca y mala para los clientes, pero si las subidas son graduales no se notará mucho en los recibos. Un cuarto de punto no es demasiado, pero como no se detenga, será peor...".

Ganadores y perdedores

- Si se confirma la tendencia alcista de los tipos se encarecerán la mayoría de los créditos. El 80% de los préstamos (hipotecarios, de empresas y al consumo) están referenciados al euríbor. Los expertos creen que ese indicador puede acabar el año en el 2,5%, frente al 2% actual.

- La economía podría frenarse por el encarecimiento del precio del dinero. Es decir, se podría cerrar más el grifo del crédito y afectar al crecimiento.

- Los clientes que tengan depósitos se podrán beneficiar de que bancos y cajas peleen más por su dinero y eleven la remuneración de los depósitos.

- Las entidades financieras elevarán el margen a medio plazo, cuando se reprecien los créditos en su renovación.

- Si la morosidad sube por el mayor coste de los préstamos hipotecarios, la banca perderá parte del beneficio obtenido con el aumento del margen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2011

Más información