Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona vuelve a la senda de los récords turísticos

La ciudad prevé batir en 2011 la marca histórica de 2010

Se mire a donde se mire, en el centro de Barcelona se verán turistas. No es raro, teniendo en cuenta que en 2010 se batió el récord de visitantes que pasaron, al menos, una noche en un hotel de la capital catalana: 7,1 millones. Se superó incluso la marca de 2007, de 6,4 millones -anterior a la crisis-, que parecía que tardaría lustros en rozarse de nuevo. Si además se añaden las personas que visitan la ciudad sin pernoctar (con alojamiento habitualmente reservado en localidades costeras) y los que duermen en casa de familiares o en pisos particulares, a Barcelona llegan cada año cerca de 24 millones de foráneos.

Turismo de Barcelona presentó ayer las cifras del pasado año. Su presidente, Joan Gaspart, aseguró que "el récord histórico" es resultado del "gran trabajo hecho los últimos años". De los sacrificios que los hoteleros han hecho en las tarifas para volver a atraer turistas y llenar las cada vez más numerosas habitaciones, no quiso dar detalles. El año pasado habló de bajadas desde 2007 de hasta el 20%. Sin embargo, las insinuaciones de que el sector debía subir precios le han costado a Gaspart un expediente de la Comisión Nacional de la Competencia. Así que de precios ayer no quiso hablar.

El año 2011, prevé el sector, será todavía mejor. En enero y febrero hubo un 10,2% más de turistas que en el mismo periodo del año anterior. Las pernoctaciones en hoteles aumentaron más del 17%. "Todavía son definitivas las cifras de marzo, pero van en la misma línea. El año será récord de nuevo", aseguró Gaspart.

Apoyo a Spanair

El presidente de Turismo de Barcelona aprovechó su reunión con la prensa para defender, por propia iniciativa, a la aerolínea Spanair y las inyecciones públicas que ha recibido. "Spanair es una infraestructura, le pese a quien le pese. Es injusto criticar la operación, porque necesitamos una aerolínea de país. Nuestro país tiene derecho a hacer lo que en su día hizo Francia con Air France o España con Iberia", defendió. "¿Por qué no va a poder dar al proyecto una pequeña ayuda nuestro Gobierno?", lanzó. El teniente de alcalde Jordi William Carnes apoyó el alegato y señaló que Barcelona precisa una compañía que apueste por convertir su aeropuerto en un hub, y Spanair es "la única" que lo hace. "El punto más débil para que la ciudad logre mantener el congreso Mobile World es el de las conexiones aéreas intercontinentales", reconoció el político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011