Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALAIN FLAUSCH | Presidente de la Unión del Transporte Público

"Madrid debe cerrar el paso al coche y no tener vías como la Castellana"

El presidente de la Unión Inter-nacional de Transporte Público -UITP, con 3.400 miembros de 92 países- visitó Madrid la semana pasada para participar en el seminario de Autoridades de Transporte Público organizado por el Consorcio Regional de Transportes en el Colegio de Ingenieros de Caminos. En esta entrevista, el belga Alain Flausch da las claves para mejorar el tráfico y bajar los humos de la capital. En síntesis, menos coches, más espacio para el peatón y la bicicleta y una clave publicitaria: promocionar el transporte público como se promociona la Coca-Cola.

Pregunta. ¿Es una buena medida reducir el 5% las tarifas, como ha promovido Fomento?

Respuesta. Respeto las decisiones políticas, pero creo que no es adecuada. Ya hay un desequilibrio entre el coste y lo que paga el usuario. En Madrid se puede viajar con un euro en una zona muy amplia. Es tres o cuatro veces menos de lo que cuesta en realidad. Hay algo demagógico, populista al mantener las tarifas bajas si en el futuro no habrá dinero para desarrollar el sistema.

"No todos caben en el metro, hay que fomentar la bici y los paseos"

"La respuesta contra la contaminación es quitar coches"

P. ¿Y sirve para promocionar su uso?

R. Reducir tarifas no es el tema, se trata de convertirlo en una alternativa. Si la gente va en transporte público es porque es más cómodo.

P. Más de la mitad de los viajes regionales diarios de Madrid se hacen en coche. ¿Cómo rebajaría ese porcentaje?

R. Madrid ha mejorado invirtiendo en metro, autobús, intercambiadores... Pero aún da muchas facilidades al coche. Hay autopistas con cuatro carriles que llegan al centro, como la Castellana. Habría que cobrar peajes, dificultar su entrada. Ciudades como Estocolmo y Londres la tienen y el tráfico ha bajado un 20%.

P. Por su experiencia, ¿medidas como cerrar el tráfico o subir el transporte tienen coste político? ¿Pueden suponer votos?

R. Creo que no. Los políticos tienen miedo de todo, pero se puede solucionar con un consenso, explicando al ciudadano que para hacer más transporte público hay que subir las tarifas. No funcionará si es fruto de una lucha política.

P. ¿Madrid es una ciudad apta para bicicletas?

R. Todas lo son, excepto si tienen muchas cuestas. Pero hace falta un cambio cultural que requerirá años. Si el 90% de la calle es para el coche y el 10% para la bicicleta, no funciona. Hay que dejar más espacio para los peatones. Y hay que pensar que no todo el mundo cabe en el transporte público. Necesitamos también gente que camine o vaya en bici.

P. Madrid y Barcelona, como otras ciudades europeas, tienen graves problemas de contaminación. ¿Qué medidas emplearía para solucionarlo?

R. A la larga, la respuesta es reducir el coche, con peajes de congestión o ecológicos. Hay mucha gente que podría escoger el tren y no lo hace. Lo haría si tuviera que pagar 10 euros al día. Bruselas, por ejemplo, ha regulado que, en un día con mala calidad del aire, el transporte público es gratis y solo la mitad de los coches pueden entrar, separando por matrículas pares o impares.

P. Usted defiende que hacen falta además cambios culturales...

R. Es lo más importante. Hoy en día casi todo el mundo tiene una PDA. Está de moda y es útil. ¿Por qué no está de moda ir en metro? Hay que conseguir que lo esté, trabajar con creadores de opinión, transmitir el mensaje de que es moderno ir en metro, como si fuese Coca-Cola. Convertirlo en un estilo de vida, como el tipo de música que escuchan o estar conectados a Facebook.

P. ¿Qué modelos de sistema de transporte público españoles le parecen mejores?

R. Conozco Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao. Lo que hicieron en Madrid fue increíble, construir 90 kilómetros en cuatro años. No hay otro ejemplo igual. Son campeones. Barcelona tiene un modelo más antiguo y ahora se han quedado sin dinero para operar. El sistema valenciano tiene mucho impulso, es muy ambicioso. Y en Bilbao, el metro ha rejuvenecido la ciudad.

P. ¿Hay diferencias entre partidos políticos a la hora de impulsar el transporte público?

R. Si se compara Barcelona, con más Gobiernos de izquierdas, con Madrid o Valencia, donde ha gobernado principalmente el PP, puede verse que los partidos conservadores invierten más en infraestructuras y los socialistas más en la gente, en modelos directos para dar dinero. Mi sensación es que los conservadores son mejores para el transporte público. Ocurre en toda Europa.

P. ¿Qué ciudades europeas tienen un transporte más sostenible?

R. Viena es un buen ejemplo, porque sus gobernantes decidieron impulsar el transporte público en los años setenta, hace ya 40 años. Algo parecido ha ocurrido en Zúrich, Mónaco, Múnich o Copenhague. Combinan el transporte con el espacio para el peatón, las bicicletas... Madrid ha hecho un esfuerzo enorme para desarrollar el transporte público, pero el coche sigue estando muy presente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de abril de 2011