Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Miedo a la tijera poselectoral

Cataluña se aplica en los recortes al sistema educativo una vez celebradas sus elecciones - Sindicatos y expertos temen que el ejemplo se extienda tras el 22-M

Máxima atención de profesores, sindicalistas y expertos en educación a las cuentas de las comunidades autónomas después de las elecciones del 22 de mayo. Tras el recorte que aplica Cataluña, suenan voces de aviso. Un total de 13 comunidades están llamadas a las urnas el 22 de mayo -todas salvo País Vasco, Cataluña, Galicia y Andalucía-. Habrá que ver cómo queda el paisaje después de la batalla electoral, pero la mala situación de las finanzas públicas y lo que eso supone en deuda y déficit hacen temer a muchos nuevos recortes.

En Cataluña, Convergència i Unió (CiU) acaba de recuperar el Gobierno de la Generalitat y está aplicando una severa reducción de gastos e inversiones. Y la enseñanza no se salva de ellos. La Generalitat ha prorrogado el presupuesto del año 2010 con una poda global de gastos del 10%. Se están aplicando reducciones -de momento, hasta junio- de entre un 15% y un 33% en la partida de gastos generales de los centros, la destinada a pagar las facturas de calefacción, luz, gas, agua, limpieza y papel. Se sustituye solo a una parte de las bajas del personal de administración y servicios de los centros escolares y se prepara un recorte de, al menos, 90 millones de euros en los gastos de las universidades públicas catalanas, sin contar las inversiones, que también sufrirán la tijera.

Los presupuestos de educación se han reducido este año en 1.800 millones

España destina a enseñanza menos recursos que la media europea

"Sería nefasto bajar más el gasto; ya gastamos poco", avisa un experto

"Sufrirán más quienes más apoyo necesitan", afirma un profesor

Los directores de centros escolares catalanes ya han protestado. La Generalitat les ha dicho que el recorte que se les comunica es una previsión hasta que se aprueben las cuentas de la Generalitat para 2011, hacia el verano.

En el resto del país ya habido recortes este año. La educación tendrá en España 1.800 millones de euros menos que en 2010, según el resultado de cruzar los datos de un informe de Comisiones Obreras con los de las comunidades autónomas. Ocho de cada 10 euros gastados en educación en España corren a cargo de las comunidades autónomas.

Los recortes afectan a comunidades de todos los colores políticos, desde La Rioja (-7,9%) hasta Extremadura (-7,2%), pasando por Madrid (-4,8%), Asturias y Castilla y León (las dos con un -5,5%).

Varios expertos previenen contra recortes adicionales tras las elecciones. "España no está precisamente en posiciones de cabeza en gasto educativo. Sería un error recortar más. Ya estamos en niveles bajos en relación con el resto de Europa", avisa Jorge Calero, catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona, especializado en Economía de la Educación.

La Unión Europea (UE) destina a la enseñanza pública el 4,9% de su PIB y España solo el 4,3%, incluyendo el nivel universitario, según el Ministerio de Educación. Para igualar a la UE, debería destinar unos 6.000 millones más al año en educación. Esas seis décimas suponen 6.000 millones.

También avisa contra los recortes José Antonio Martínez, catedrático de secundaria y presidente de la asociación de directivos de instituto Fedadi: "Nos tememos nuevos recortes por la situación de las finanzas públicas, pero no se deberían producir porque estamos por debajo del gasto medio europeo en educación. Y quienes más sufrirían son los que más apoyo necesitan, alumnos que requieren atención especial e inmigrantes", recalca Martínez.

Carlos López Cortiñas, secretario general de Enseñanza de UGT, dice: "Tememos que la situación económica lleve a nuevos recortes en centros y en profesorado". Se ha aprobado por ley estatal que se repongan solo el 30% de las plazas vacantes cuando otras veces la educación había quedado al margen.

"No es lo mismo reducir el gasto educativo en Madrid, Barcelona o Valencia, que tienen grandes áreas metropolitanas con diversidad de alumnado, que hacerlo en zonas rurales de Castilla y León o de La Rioja, donde el alumnado suele ser más homogéneo, se puede dar atención más personalizada y hay menos alumnos", añade López Cortiñas.

A su vez, Montserrat Ros, secretaria de Enseñanza de CC OO de Cataluña, recalca: "Hay miedo a nuevos recortes en profesorado. En Cataluña la ratio alumno/profesor está subiendo en secundaria. Ya hay una media 27 alumnos por clase cuando hace cuatro años la proporción oscilaba entre 23 y 24".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de marzo de 2011