La crisis del euro | Los efectos en el sector financiero

Moody's rebaja la calificación de 30 bancos y cajas españoles

Pastor, CatalunyaCaixa y Banco Valencia, en 'bono basura'

La agencia de calificación Moody's rebajó ayer en bloque la calificación crediticia que otorga a la mayoría de los bancos y cajas de ahorros españoles, con las principales excepciones de Santander, BBVA y La Caixa. La rebaja fue la más brusca acometida por la agencia en España e incluyó la calificación en la categoría considerada como bonos basura de la deuda a largo plazo de tres entidades (Banco Pastor, CatalunyaCaixa y Banco de Valencia). La reacción del mercado, sin embargo, mostró la pérdida de credibilidad e influencia de la firma de calificación. Las acciones del Pastor (cuya calificación bajó en cuatro escalones hasta bono basura) subieron un 1,5%, por ejemplo, algo impensable hace unos años ante una rebaja de ese calibre.

La agencia baja la nota al Estado por la banca, y a la banca por el Estado
Más información
La UE urge a Portugal a cumplir el ajuste y evitar un rescate de 75.000 millones
La mayoría de las cajas en apuros se apuntalarán con dinero público
Moody's coloca la calificación de Bankia a dos escalas del bono basura

La bajada de las notas de Moody's no proviene de un nuevo análisis de la solvencia de las propias entidades, sino que se deriva de la rebaja de la calificación de la deuda de España. Curiosamente, la rebaja de la calificación de la deuda de España se justificaba a su vez en la poca solvencia del sector financiero.

Es más, en el informe que explicaba la rebaja de la calificación de España se decía que el objetivo del Gobierno de recuperar la confianza del mercado no se lograría hasta que las entidades revelasen su exposición problemática al sector inmobiliario, ignorando que en realidad las entidades ya lo habían hecho en los dos meses anteriores. Ahora, en las explicaciones a la rebaja de la calificación de bancos y cajas ni se cita el riesgo inmobiliario.

La principal justificación de Moody's es que "es crecientemente probable" que el Estado no pueda "firmar a todos los bancos un cheque en blanco". Así, la agencia baja la calificación porque desconfía de que las entidades reciban respaldo del Estado. Moody's clasifica las entidades en varios grupos en función de la probabilidad de que reciban apoyo público y, curiosamente, no incluye entre las entidades con "alta probabilidad" de recibir ese apoyo (y por eso las castiga más) a algunas en las que ya se sabe que van a recibirlo como CatalunyaCaixa o Novacaixagalicia. Moody's pasa por alto también que el decreto de recapitalización de las cajas garantiza fondos públicos para elevar la solvencia recurriendo al FROB a todas las entidades que lo requieran y lo soliciten e interpreta que solo hay una "alta o muy alta" probabilidad de apoyo para el caso de problemas en las entidades de mayor tamaño.

En su informe, Moody's también deja de lado los compromisos de solvencia mutua entre las cajas que se han integrado y otorga calificaciones diferentes a entidades que tienen puesta su solvencia en común.

Entre algunas de las afectadas, la indignación era ayer evidente. En el entorno de Banco de Valencia se preguntaban: "¿Cómo se puede calificar por separado a Banco de Valencia, Bancaja y Caja Madrid cuando Bankia funciona ya como un todo integrado?". En CatalunyaCaixa señalaron que la calificación está desfasada y se ha establecido "sin realizar una revisión individual específica" de cada entidad. En su caso, señalaron, ni contempla las plusvalías por la venta la venta de acciones de Repsol ni su plan de recapitalización, formulado ayer mismo.

Otras fuentes restaron importancia a la decisión de Moody's recordando que la deuda española ha vivido una de sus mejores rachas recientes justo desde que Moody's bajó su calificación el 10 de marzo. Desde entonces, la prima de riesgo ha bajado de 226 a 192 puntos básicos.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS