Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abel Caballero decreta el derribo parcial de un puerto deportivo

El Ayuntamiento de Vigo ha pasado de las palabras a los hechos, y ha ordenado la demolición de gran parte de lo construido en el puerto deportivo de A Lagoa, al pie del monte de A Guía. La resolución, firmada por el concejal de Urbanismo, José Mariño, el pasado 11 de marzo, requiere a la promotora que ejecute la demolición de dos de las tres naves de que consta la marina, las de mayor tamaño. De lo contrario, el Ayuntamiento efectuará los trabajos y pasará la factura a la empresa.

La resolución es consecuencia de la última sentencia recaída sobre el puerto deportivo, levantado sin licencia municipal y sin más autorización que la que le dio la Autoridad Portuaria para ocupar una lámina de agua. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia confirmó el pasado diciembre las órdenes de demolición municipales, impugnadas por Astilleros y Construcciones A Lagoa, propiedad del presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa.

Esta sentencia, que hacía referencia a una nave de más de 1.000 metros cuadrados, la mayor de las tres levantadas en las instalaciones de A Lagoa, agotó la vía judicial, ya consumida para la otra instalación que se derribará. La promotora podrá dilatar, en cambio, mediante recursos la demolición de la tercera nave y el restaurante, también ilegales.

El Ayuntamiento que preside Abel Caballero ha elaborado ya el proyecto de demolición, presupuestada en 84.767,76 euros. La resolución del 11 de marzo requiere a Astilleros y Construcciones A Lagoa a que abone la liquidación provisional con carácter previo a su ejecución. Si no lo hace, la Gerencia Municipal de Urbanismo le liquidará la factura de los trabajos.

El concejal de Urbanismo aseguró ayer que la demolición se efectuará "en uno o dos meses", y defendió la postura municipal de "estricta defensa de la legalidad". "Hay que recordar que no es una denuncia que haya presentado el Ayuntamiento, pero hay sentencias judiciales firmes y nosotros las respetamos", manifestó José Mariño. "Lo que no vamos a hacer", añadió, "es dilatar los plazos, como se hacía en otras épocas".

La demolición de las instalaciones de A Lagoa cumplirá resoluciones municipales que datan de noviembre de 2004, y que se fueron retrasando al acudir la promotora de la marina a la vía judicial. El puerto deportivo también fracasó en su intento de evitar que se construyera el paseo marítimo de A Guía, cuyos terrenos utilizaba para la circulación de tráfico pesado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 2011