Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La marioneta está muy viva

El festival TOT reivindica la calidad y madurez del género en el Poble Espanyol

Ella bailaba. Morena, ojos grandes y profundamente oscuros. Cintura cimbreante. Alzaba las manos y las dejaba caer. Imposible no pensar en los foruhars o fereshtehs, los ángeles guardianes de la tradición persa, como aquel con el que luchaba en combate de desasosegante belleza en el monte Demavand Annemarie Schwarzenbach -"por haber sufrido me concedieron un ángel"-. Ella, la que bailaba ayer, no era un ser de carne y hueso, tampoco una criatura espiritual, sino una marioneta. Manejaba los hilos la gran Zahra Sabri (Teherán, 1967), directora y titiritera iraní aclamada en todo el mundo. Sabri puso a bailar espontáneamente a su marioneta durante un encuentro para hablar de la rica tradición de teatro de títeres en su país en el marco del festival TOT que se desarrolla en el Poble Espanyol y que incluye representaciones (incluidos espectáculos internacionales de extraordinaria calidad), exposiciones, talleres y pasacalles.

Internet favorece al género al difundir las tradiciones, según los expertos

Explicó la artista persa que la danza de las mujeres está prohibida en Irán, pero no la de las marionetas femeninas. Así que la mujer -la inmensa mayoría de marionetistas en Irán son mujeres- puede poner a bailar a la títere por ella y toda la sensualidad de la danza -como vimos- pasa de los dedos, a través de los hilos, al cuerpo de la marioneta.

El espectáculo de Sabri The Earth and the Universe, con marioneras más conceptuales (la tipología de la marioneta persa, como ella misma detalló, es amplísima), es una de las maravillas del festival, que continúa hasta el próximo domingo y que ayer reunió a varios centenares de personas, niños y adultos en diferentes espacios del Poble Espanyol. Cuenta el montaje una selección de historias del Masnavi Manavi del poeta Rumi, la principal, la del pastor y el profeta Moisés y cómo Dios dio un ejemplo al segundo reprochándole que despreciara la cándida fe del primero.

El antropólogo y gran experto en marionetas polaco Henryk Jurkowski, que dio lectura por la mañana en el mismo Poble Espanyol al manifiesto del Día Internacional de la Marioneta 2011 -que se celebraba precisamente ayer-, destacó luego la magia de Sabri y sus criaturas y la comparó con la de un Philippe Genty en espiritual. Jurkowski se remontó en su parlamento a las primeras figuras sagradas para hablar de la espiritualidad de la marioneta y destacó cómo el nuevo mundo hipermediático y de Internet ha repercutido positivamente en este género teatral acercando tradiciones y técnicas. "Hoy estilos como el ningyo joruri japonés y el wayang de Indonesia han sido asimilados en Europa y América y grupos asiáticos o africanos emplean técnicas marionetísticas europeas".

Por su parte, el director del festival TOT, Jacques Trudeau, secretario general de la Unión Internacional de la Marioneta (UIM) y famoso titiritero, recalcó a este diario que "la marioneta está muy viva", aunque criticó suavemente -no es hombre de virulencias- el que se desatienda en los últimos años el género en nuestro país y la rica tradición del títere catalán. La UIM celebrará su próximo congreso en mayo de 2012 en China, que acaba de ingresar en la organización.

Trudeau, que reivindica la calidad y la capacidad de la marioneta de seducir a un público adulto, es una leyenda en el mundo del títere. Ha versionado con enorme éxito en marionetas ¡a Tolkien! (El hobbit, 1979, y El Señor de los Anillos, en 1985: 2,45 horas, 17 personas y 115 marionetas, incluido un Gandalf de 2,5 metros que movían tres manipuladores y un gigantesco Nazgul que sobrevolaba al público). El director del TOT recomienda de lo que resta de programación montajes como las versiones de Carmen y El principito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de marzo de 2011