Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Seguridad en las centrales nucleares

Uno puede ser pronuclear o anti-nuclear, incluso no tener formada una opinión sobre el asunto, pero a todos nos debería importar la seguridad de este tipo de instalaciones por las implicaciones que tiene. Y lo que expongo a continuación es un hecho del que parece que no hemos aprendido. Cuando se produce un accidente en una planta nuclear, este accidente trata de ocultarse hasta que ya no cabe más ocultación. Existen muchos ejemplos, incluso en España, pero sirva como ejemplo un caso muy controvertido que se dio en Japón: Monju 1995.

Conclusión: la seguridad de estas instalaciones no puede dejarse en manos de las compañías que las gestionan, ni siquiera de organismos públicos reguladores cómplices de estas compañías. Debe estar en manos de alguna comisión parlamentaria. Los políticos no pueden escurrir el bulto argumentando que se trata de un tema técnico, pues las implicaciones van mucho más allá de lo que la técnica puede alcanzar.- Santiago Arnaltes. Leganés, Madrid.

A raíz del terremoto de Japón y la gran intranquilidad que está suscitando el que se produzca una fuga radiactiva de efecto devastador, parece haberse avivado el debate sobre la coexistencia con las centrales nucleares. Una vez más, nos encontramos con que tiene que darse una tragedia para tener plena consciencia del hecho que entraña tener centrales nucleares abiertas. Mientras esto no sucede, ni tan siquiera reparamos en el riesgo que supone tal circunstancia.

Y ahora debatimos sobre la conveniencia de cerrarlas para trabajar en el desarrollo de fuentes de energía alternativa, con menos potencialidad destructiva y, actualmente, menos eficaces. Pero la cuestión relevante es si estamos o no preparados para renunciar a lo que nos aporta la energía nuclear, que sostiene el 20% de la infraestructura energética de nuestro país; y si siendo plenamente conscientes de las limitaciones que implica prescindir de ella, seríamos tan proclives a cortar por lo sano.

De serlo, deberíamos pasar de inmediato a anteponer, con todas las consecuencias, los principios de solidaridad con el medio ambiente y la salud de la ciudadanía al bienestar individual de obtener fuente de energía de manera rápida y con la frecuencia a la que estamos acostumbrados. Y sería mejor que tuviéramos la conciencia despierta en todo momento, no solo cuando hechos graves nos la despiertan.- David Pérez Tallón. Madrid

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción