Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayuda para maltratadas aunque no denuncien

Igualdad amplía el uso de los móviles de teleasistencia

Los teléfonos móviles de teleasistencia para las víctimas de violencia de género se entregarán también a aquellas mujeres que aún no hayan denunciado a su maltratador. La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, anunció ayer esta medida, la primera en esta línea para asistir y controlar la situación de las víctimas de malos tratos que no han denunciado a su verdugo. "Sabemos lo difícil que es denunciar, por eso queremos extender más los mecanismos de protección", aseguró Pajín, quien presentó su propuesta a los consejeros de Igualdad de las comunidades autónomas.

Para poder acceder a uno de estos dispositivos, que presta atención psicológica las 24 horas del día y que cuenta con un botón del pánico para que la mujer pueda contactar con el centro en situaciones de emergencia, la mujer deberá acudir a los servicios sociales de su Ayuntamiento o al Instituto de la Mujer -algo que las víctimas suelen hacer antes de acudir a la comisaría-. Sus técnicos y la delegación del Gobierno contra la Violencia de Género analizarán el caso y decidirán si se le entrega uno de esos dispositivos.

Solo tres de las 14 mujeres que este año han sido asesinadas por sus parejas o exparejas habían presentado una denuncia contra ellos. Y sin denuncia no se puede poner en marcha los mecanismos legales de protección: desde un servicio de apoyo psicológico a una orden de alejamiento o, incluso, un servicio de escolta, según el riesgo. Una realidad que deja un enorme hueco que se pretende aliviar ahora con la extensión del teléfono de teleasistencia. Sus técnicos llamarán cada día a las mujeres -como hacen ahora las 9.000 que ya lo tienen, que sí han presentado una denuncia- para preguntarles por su situación y prestarles apoyo psicológico.

Este servicio, según fuentes de Igualdad, ayudará también a que se reduzca el número de casos en los que la mujer sí acude a la justicia pero decide retirar la denuncia contra su maltratador. Actualmente el 12% de los procesos judiciales por violencia de género no pueden seguir adelante porque la víctima decide no declarar, según datos del Observatorio de Violencia del Consejo General del Poder Judicial. Y muchos de estos casos se producen, según las asociaciones de mujeres, porque la mujer no está preparada para hacer frente a un proceso judicial.

Pajín anunció a las comunidades también que no se reducirá el presupuesto para asistencia a víctimas de violencia machista: cinco millones de euros. De ellos, una partida especial del 1,5 se destinará a la atención a menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2011