Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
diseño

Estambul toca el cielo

La torre Shappire, el edificio de oficinas y viviendas más alto de Europa, se inaugura en la ciudad turca

Un minuto. Es lo que tarda el ascensor del edificio más alto de Europa en subir los 261 metros que separan la última planta del suelo. Situado en el distrito financiero de Estambul, el Istanbul Shappire presume de contar con el vecindario más exclusivo de la ciudad. Banqueros y hombres de negocio se encuentran entre los compradores de las 180 viviendas de la torre, disponibles para los que puedan desembolsar un millón de dólares por un piso de 120 metros cuadrados.

A pesar de lo astronómico del precio, el 60% de los apartamentos ya han sido comprados, incluso varias de las residencias de mayor tamaño y precio: 750 metros cuadrados por siete millones y medio de dólares (casi cinco millones y medio de euros). "Los compradores no buscan una vivienda, buscan un símbolo de estatus. Las casas están pensadas para ser segunda residencia y oficina", explica Selin Onat, encargada de las relaciones públicas de la torre, que asegura que en un año pondrán el cartel de todo vendido.

Cuenta con jardines interiores y una pista de golf a 163 metros de altura

Lujos no faltan y tampoco detalles. Quizá el más curioso sea el sistema de calefacción, que a través de vigas ultravioletas absorbe la luz solar y mantiene una temperatura constante de 22 grados. Pero el edificio Shappire también cuenta con jardines interiores, gimnasio, un gran salón de entrada privado y la pista de golf a más altura del mundo: con nueve hoyos a 163 metros, es el único green desde el que se puede disfrutar de la vista de dos mares: el Negro y el Mármara.

El primer ministro de Turquía, Reccep Tayyip Erdogan, fue el encargado de inaugurar la semana pasada el edificio, que ya se ha convertido en un emblema de la buena salud de la economía del país. Desde la subida al poder del actual Gobierno islamista moderado, en 2002, Turquía se ha transformado en uno de los principales socios económicos de Oriente Medio. La construcción es uno de los sectores más beneficiados y en el distrito financiero de Levent y Maslak se traduce en una carrera por llegar al cielo. Hasta 40 rascacielos se han inaugurado en los últimos seis años, a los que se unirán 29 nuevas torres de aquí al 2015. La mayoría se dedican a bancos y oficinas, pero muchos apuestan por las viviendas y los centros comerciales para sofocar la demanda de una megalópolis de 14 millones de habitantes.

Los constructores del Istanbul Shappire también han pensado en esto, por lo que, aparte de las viviendas, la torre cuenta con un centro comercial de 46.000 metros cuadrados en el que algunas firmas españolas como Mango han abierto tienda. Además, por siete euros, el visitante puede subir a lo alto del edificio, desde donde se divisa toda la ciudad y el estrecho del Bósforo.

La visita a las alturas se termina con un simulador 4D y una pausa en la cafetería. "Empieza una forma agradable de ir de compras. Empieza una forma agradable de vida", se puede leer en los carteles promocionales, que desde la semana pasada empapelan el metro de Estambul.

Aún con olor a nuevo, el Istanbul Shappire mira al resto de edificios de la ciudad por encima del hombro mientras espera un rival a su altura. Lo tendrán en 2015, cuando se inaugure un nuevo rascacielos de 270 metros, el Diamond of Istanbul, torre de viviendas y oficinas ubicada en la zona comercial de Maslak. Entonces el Shappire perderá su corona y los ricos de Estambul harán cola para comprase un piso aún más alto.

Datos del 'zafiro'

- Inicio de la construcción:2005

- Altura: 261 metros.

- Plantas: 64

- Superficie: 165.000 metros cuadrados

- Viviendas: 180, con un precio entre 720.000 euros y 5.400.000 euros

- Arquitectos: Tabanlioglu Architecture

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2011

Fe de errores
En una primera versión de este artículo se publicó que Estambul es la capital de Turquía, cuando en realidad es Ankara

Más información