Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente busca el consenso del PP ante una posible intervención militar

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, se reunió ayer en el Congreso con el coordinador de Relaciones Internacionales del Partido Popular, Jorge Moragas, para consensuar la posición que el presidente Rodríguez Zapatero defenderá mañana en la reunión del Consejo Europeo dedicada al conflicto libio. Era la segunda vez que lo hacía, pues la ministra ya recibió a los responsables populares de política exterior en su ministerio el día 23.

Al término de la reunión, que se prolongó unos 45 minutos, ambos interlocutores evitaron hablar de pacto, pero subrayaron sus coincidencias. "Es un asunto de la suficiente relevancia como para que Gobierno y oposición podamos compartir puntos de vista", dijo Jiménez, quien agregó que, "en términos generales", mantienen "una posición muy similar".

Por su parte, Moragas aseguró que su partido actuará con "responsabilidad y sentido de Estado" para "reforzar la posición del Gobierno" en una cuestión que afecta al interés nacional. Aunque no quiso pronunciarse sobre si el PP apoyaría la participación española en una intervención militar, señaló que "esta colaboración es un buen inicio para que, si eventualmente se tomase esa decisión, estuviésemos todos juntos".

El PP considera que la imposición de una zona de exclusión aérea -que impediría a Gadafi usar sus aviones y helicópteros contra la insurgencia- debería autorizarla el Consejo de Seguridad de la ONU. Pero no la descarta, como hace el Gobierno, en caso de que Rusia o China mantengan su veto. También considera muy importante tener el respaldo de la Liga Árabe.

Jiménez informó a Moragas sobre la reunión que celebran hoy los ministros de Exteriores de la UE y la gira que hará la próxima semana por Egipto, Siria, Jordania y Líbano. Pero este canal no es el único que mantiene el Gobierno con el PP. En un momento en que se cruzaron en los pasillos del Congreso, Zapatero anunció a Rajoy, con un gesto, que le llamaría por teléfono para hablar sobre Libia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 2011