La fundación del PP defiende más nucleares y menos subvención a las energías renovables

Aznar presenta su plan energético frente al "concurso de ocurrencias" del PSOE

El PP no ha presentado aún un plan de ahorro energético alternativo al que ha ido anunciando por entregas el Gobierno, pero ayer sí lo hizo la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), el laboratorio de ideas vinculado al partido y presidido por José María Aznar. Un informe de 185 páginas marca la orientación: apostar por la energía nuclear -más centrales y extensión de la vida de las actuales- y olvidarse paulatinamente de las renovables, cuyo coste está generando "graves problemas económicos".

El expresidente del Gobierno empezó su discurso ridiculizando el "concurso de ocurrencias" lanzado por el Ejecutivo. "Pretenden simular que la política energética es un concurso de pegatinas, o un juego de bombillas que reparten en Correos y de farolas que se apagan en las carreteras, o un pase de modelos de caballeros sin corbata, o una subasta de neumáticos, o un acertijo de 'nuclear, quizá sí, pero Garoña no", resumió. A la reducción de la velocidad en carretera aludió quizá también cuando afirmó con alarma que FAES no se resigna a "una España que se está parando porque algunos le están echando el freno".

FAES pide alargar la vida de las centrales y buscar sitio para otras nuevas

Tras mostrar su apoyo decidido a quienes en el norte de África se han levantado contra "unas autocracias corruptas que nunca les ofrecieron una vida digna" -aunque todas han sido toleradas durante años por Europa y él mismo mantuvo excelentes relaciones con el dictador libio Gadafi incluso después de dejar el Gobierno-, Aznar subrayó que la "prioridad" debe ser rebajar la elevadísima dependencia energética de España. Y aseguró que es fácil saber cómo hacerlo: invirtiendo en nucleares, como Francia, y dejando de subvencionar "sin freno ni medida" fuentes energéticas "que no son capaces de competir en condiciones de mercado". El Gobierno que él presidió durante ocho años dio "el impulso inicial a la introducción de la energía renovable en España", defendió Aznar. Pero ese impulso derivó en una "barra libre impuesta al margen de la racionalidad económica". Y es hora de dar un giro hacia un nuevo "modelo energético".

El informe de FAES ofrece pautas para el nuevo modelo. La primera, apostar sin ambages por la energía nuclear. Revocar el cierre de la central de Garoña, alargar la vida de las seis centrales nucleares hasta, como mínimo, 60 años (en lugar de 40) e "iniciar un plan de selección de emplazamientos para nuevas centrales".

En segundo lugar, frenar el apoyo a las renovables (solar, eólica, hidroeléctrica y otras energías limpias, que hoy cubren más del 30% de la demanda de electricidad). Según FAES, hay que "reformular las políticas de fomento de las energías renovables", estableciendo para las nuevas instalaciones "calendarios de desaparición paulatina de los apoyos". El sobrecoste en la electricidad, sostiene, "tiene su origen fundamental en el crecimiento descontrolado" de esas subvenciones.

La fundación del PP defiende también "poner una fecha límite improrrogable a las ayudas al carbón", con planes de reconversión para los mineros; garantizar que la política energética es igual en todas las comunidades; "eliminar de las tarifas y de los peajes del sector de la electricidad todas las subvenciones"; y quitar el bono social (las familias numerosas, con todos sus miembros en paro o perceptoras de pensiones mínimas no pagan la subida de la luz), sustituyéndolo por ayudas fiscales.

José María Aznar (de espaldas), durante el acto de FAES celebrado ayer. El exdiputado del PP Manuel Pizarro le aplaude en primera fila.
José María Aznar (de espaldas), durante el acto de FAES celebrado ayer. El exdiputado del PP Manuel Pizarro le aplaude en primera fila.S. SÁNCHEZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 09 de marzo de 2011.

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50