Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente bromea con que Rajoy le pida a Dios que le ilumine

Ironiza con la falta de propuestas y las críticas del PP al plan de ahorro

"He oído decir a Rajoy que tengo que hacer un plan como Dios manda. Le pido a Rajoy que hable con Dios y nos diga cómo es el plan que hay que hacer". José Luis Rodríguez Zapatero recurrió ayer a la ironía para rebatir las duras críticas que ha recibido el plan de ahorro energético aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros. Lo hizo en la rueda de prensa conjunta con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, un hombre de profundas convicciones religiosas -se reunió con el Papa antes de visitar España-, que miraba a su anfitrión sin decir palabra.

Harto de escuchar cómo las medidas adoptadas por el Gobierno -especialmente, la limitación de la velocidad a 110 kilómetros por hora- son tachadas de ocurrencias, aseguró que se trata de recomendaciones avaladas por los expertos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) para afrontar situaciones "excepcionales" como la provocada por la crisis libia.

"Hemos puesto en marcha 20 medidas y estamos esperando a que el PP diga una sola, a no ser que piense también que el petróleo sube por mi culpa", apostilló. Zapatero aseguró que "no es de recibo" que la única propuesta del PP sea revisar el cierre de la central nuclear de Garoña, ya que el problema no es la falta de energía, puesto que la potencia instalada en España excede sus necesidades, sino el precio de la gasolina, que se encuentra en los niveles más altos de la historia. "A alguno se le puede ocurrir que los vehículos puedan circular con energía nuclear, pero imagino que no", concluyó.

Zapatero tuvo palabras de elogio para el cuestionado ministro de Industria, Miguel Sebastián.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de marzo de 2011