Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña socialista y el futuro de Zapatero

Blanco se responsabiliza de la cancelación del mitin en Vistalegre

El vicesecretario general del PSOE achaca el cambio de la campaña electoral a una "estrategia" para ganar los comicios

Todas las hipótesis sobre el futuro político de José Luis Rodríguez Zapatero se abrieron anoche tras decidir el comité electoral del PSOE la suspensión del gran acto de inicio de la campaña de las elecciones municipales y autonómicas convocado para el 3 de abril, que iba a protagonizar el presidente del Gobierno. Los barones territoriales, regionales y provinciales recibieron anoche un escrito en el que se les anunciaba la anulación, ya que se iba a "reprogramar" toda la campaña.

El acto, en el palacio Vistalegre (Madrid), estaba previsto hace no menos de tres meses, y con independencia de que Zapatero decidiera hacer poca o mucha campaña, esta intervención, con todos los candidatos autonómicos y una buena representación de aspirantes a alcaldes, era algo más que un mitin, según la tradición socialista. Desde la dirección del PSOE no se ofrecieron anoche muchas explicaciones en la carta, salvo la alusión a la "reprogramación" de la campaña. No obstante, fuentes oficiales prescindieron de cualquier interpretación que concerniera al líder del PSOE para poner el énfasis en que los socialistas quieren hacer una campaña "territorial", totalmente pegada a cada territorio, y para alejarse de la política nacional.

Esta mañana, no obstante, el vicesecretario general de los socialistas y ministro de Fomento, José Blanco, ha querido restar importancia a la suspensión del único gran acto de la precampaña cuya celebración parecía segura, y ha vinculado la decisión con la "estrategia" para ganar las elecciones del 22 de mayo. Visiblemente contrariado, ha querido explicar en los pasillos del Congreso que la decisión de suspender el mitin a solo tres semanas de su celebración es exclusivamente suya, aunque no ha desvelado las razones de la cancelación. "Las estrategias no se cuentan. [...] Cuando se la cuente, entenderán las decisiones", ha apostillado.

En la misma línea se ha pronunciado el candidato socialista a presidir la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez. En la presentación del informe Los empleos verdes en la Comunidad de Madrid en la sede del PSM de Callao, y acompañado por el vicepresidente de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, ha dicho que la suspensión del acto de Vistalegre es una "decisión estratégica". Gómez ha recalcado que el 22-M lo que se celebra son unas elecciones autonómicas y locales, en las que se debe producir un "debate local". No se trata de unos comicios generales, donde se daría otro tipo de debate. También ha avanzado que Zapatero estará en "todos los territorios", incluido Madrid, informa J. Sérvulo González.

Una agenda cargada

El presidente y líder socialista, de hecho, sí participará ese día en un acto de campaña, pero no será central sino en uno de los territorios en disputa.

El PP, sin embargo, sí piensa aludir constantemente a la crisis económica y a la gestión del presidente del Gobierno. Ni una sola palabra hubo anoche con relación a si esta suspensión del acto de Vistalegre está relacionada con la posibilidad de que en los próximos días el jefe del Ejecutivo pueda anunciar que no volverá a presentarse como candidato. Todas las miradas están ahora puestas en el próximo comité federal del PSOE, que está sin convocar aunque se baraja la fecha del 26 de marzo. La única objeción que se había puesto para ese comité en esa fecha se relaciona con la celebración de un Consejo Europeo los días 24 y 25 pero con la posibilidad de que se prolongue hasta el 26. Entonces se abría la puerta a que ese comité federal se celebrara el sábado 2 de abril, víspera del acto de Vistalegre.

El presidente tuvo ayer una agenda muy cargada. Primero, la clausura, junto con la ministra de Sanidad, Leire Pajín, de los actos del Día de la Mujer Trabajadora, y después se entrevistó con el presidente de Chile, Sebastián Piñera. El pasado sábado, Zapatero no dio ninguna pista sobre su decisión en su breve discurso ante el comité federal.