Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps insiste sin aportar pruebas en que se pagó trajes y americanas

Admite ahora que conoció a El Bigotes en 2002 en contra de lo que dijo en 2009

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, imputado por un supuesto delito de cohecho continuado por aceptar regalos de la trama Gürtel, negó en su escrito de defensa, presentado el viernes y conocido ayer, haber recibido obsequios de la red corrupta. Camps repitió los mismos argumentos que hace dos años, cuando se inició la investigación judicial: los pocos trajes y prendas de vestir que se llevó de las tiendas Milano y Forever Young los pagó de su bolsillo salvo en un caso, en el que al no llevar suficiente metálico encima para comprar una americana rebajada se lo pidió prestado a un escolta. Como hace dos años, el presidente valenciano no aportó pruebas de descargo: se limitó básicamente a destacar supuestas contradicciones en la acusación.

El sastre: "Miente porque jamás ha pagado un euro ni se ha preocupado"

Frente a él se alzan, en cambio, numerosas pruebas. Las declaraciones del sastre José Tomás y de la cajera de Milano. Los tíquets de caja y los inventarios semestrales de pagos pendientes de ese mismo establecimiento. Los tíquets generados para la cancelación de pagos pendientes. Las hojas de sastrería rellenadas en Forever Young y enviadas a Satsgor, la empresa que realmente confeccionaba las prendas. El abono por parte de la trama de la deuda que generaban en las tiendas esos artículos. El conocimiento general de los empleados de Milano sobre cómo se suministraban los trajes a los imputados (además de Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret) y otros elementos incriminatorios.

Argumentos de sobra como para que los 11 jueces que hasta ahora han participado en la causa considerasen suficientemente acreditado (en el grado propio de la instrucción de una causa) que recibió los regalos. Así lo hizo incluso la sala del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano presidida por Juan Luis de la Rúa, que en 2009 archivó el caso al considerar que recibir obsequios sin una contrapartida por parte de los receptores no era delito. Una interpretación que vaciaba de sentido el delito de cohecho pasivo impropio y que fue duramente corregida por el Tribunal Supremo en mayo pasado al reabrir la causa.

Camps, para quien la fiscalía pide una multa de 41.250 euros y los socialistas tres años de prisión, sostiene en su escrito que, en total, adquirió cuatro trajes, una americana y unos zapatos en Forever Young entre 2007 y 2008. Considera incongruente que, entre las muchas otras prendas que las acusaciones mantienen que recibió, se contabilicen cuatro trajes que habrían sido devueltos y que aún así la Fiscalía Anticorrupción y el PSPV-PSOE los sigan considerando obsequios. Y añade que a principios de 2007, al recoger tres de las prendas, las pagó en efectivo, "abono que se realizó a D. José Tomás".

El sastre le respondió ayer: "Si el señor Camps ha dicho eso y lo mantiene en sede judicial me querellaré contra él por calumnias e injurias porque es falso y en el futuro se demostrarán más cosas que le inculparán todavía más, porque jamás ha pagado un euro ni se ha preocupado. En Milano devolvió cuatro trajes que estaban mal, pero tres americanas de tejido Loro Piana se las quedó y como se le habían quedado anchas se las arreglé en Forever Young, porque decía que eran muy marcadas. Y luego me llamó para decirme: 'Qué éxito".

La defensa del presidente valenciano afirma que el informe de la Agencia Tributaria no respalda la versión de las acusaciones. Y niega que la Generalitat adjudicara irregularmente decenas de contratos a la trama.

Camps sí admite, por primera vez desde que estalló el caso, que conoce a Álvaro Pérez, El Bigotes, a pesar de que en mayo de 2009 lo negó dos veces en las Cortes Valencianas. La relación se inició en 2002 porque Pérez realizaba eventos para el PP y se circunscribió "exclusivamente" a ese ámbito, dice el presidente valenciano, a pesar de que en las conversaciones grabadas por la policía Camps llamaba a El Bigotes "amiguito del alma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de marzo de 2011