Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 50% de los hombres y el 60% de las mujeres apoyan las cuotas

Una encuesta revela un clima favorable a la discriminación positiva

El 50% de los hombres y el 60% de las mujeres apoyan las cuotas

Dos de cada tres españoles creen que las mujeres tienen una vida más dura y difícil que los hombres. Ellas lo afirman en mayor medida que ellos (76% frente a 58%). Unos y otras respaldan, también en diferente grado, el establecimiento de cuotas obligatorias destinadas a las ciudadanas para fomentar la igualdad en los cargos públicos y en las empresas privadas: solo la mitad de los varones apoya esa medida que, en cambio, defiende más del 60% de las mujeres. La discriminación positiva tiene más adeptos entre los votantes de izquierda.

Los datos proceden de una encuesta a 2.500 personas realizada por Metroscopia para la Fundación Ortega-Marañón. El 65% de las sondeadas observan situaciones de discriminación femenina con mucha o bastante frecuencia, frente al 53% de los hombres. Sin embargo, la mayoría cree que la situación es mejor ahora que hace 10 años (lo dice el 79% de las mujeres y el 80% de los varones).

El Parlamento de la UE vota hoy proponer cupos en las empresas

Pese a que dos de cada tres mujeres consideran frecuente la discriminación femenina, la mayoría de las encuestadas dice que no la ha sufrido nunca en el último año (65%, al que los responsables del trabajo suman el 17% que dice haberla padecido pocas veces). "Es una pauta clásica, porque siempre pensamos peor de los demás que de nosotros mismos", explica una de las responsables de la encuesta, Susana Arbas. En esta cuestión, planteada solo a las mujeres, hay diferencias por edades: las de más de 55 años son las que menos discriminadas se han sentido.

La opinión más extendida es que hombres y mujeres tienen posibilidades iguales de promoción laboral (lo suscribe el 71% de los varones y el 66% de las mujeres). Sin embargo, la ambición varía. Mientras que por debajo de los 34 años todos están dispuestos en igual medida a aceptar un puesto de mayor responsabilidad, sueldo y disponibilidad (el 65% de ellos y 66% de ellas), a partir de los 35 años la proporción de mujeres que diría sí cae por debajo del 50% (entre los hombres roza el 60%). "Hay diferencia de prioridades", dice Arbas.

A la pregunta "¿está de acuerdo con que en los cargos públicos se establezcan cupos obligatorios para las mujeres como forma de fomentar la igualdad?", el 50% de los hombres y el 62% de las mujeres se muestran muy o bastante de acuerdo. Entre los votantes del PP solo lo apoya el 49% (63% entre los votantes socialistas y 61% entre los de IU). Ampliar la misma medida en la empresa privada cuenta con un respaldo femenino del 65% y masculino, del 51%.

Precisamente hoy, el Parlamento Europeo vota un informe de la parlamentaria búlgara Mariya Nedelcheva (Partido Popular Europeo) que critica la escasa presencia femenina en las empresas europeas y propone a los 27 países de la UE el establecimiento de cuotas para impulsarla. "La utilización de cuotas tiene efectos positivos en la representación de las mujeres", dice el documento. El texto carece de carácter vinculante pero, si es aprobado por la Eurocámara, se enviará a los Estados miembro como una propuesta de acción para los países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 2011