El PSM inicia la precampaña presentando a 110 de sus candidatos a las alcaldías regionales

Lissavetzky denuncia que la deuda de Madrid repercute en los madrileños

El secretario general del PSM y candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, se comprometió ayer a subir los impuestos a las entidades financieras si gana las elecciones del próximo 22 de mayo. Lo dijo en el primer acto electoral de la precampaña que protagonizó en el teatro Buero Vallejo de Alcorcón en el que los socialistas presentaron a 110 de sus candidatos a los Ayuntamientos de la región. Allí también prometió, por contra, no subir los impuestos a la mayoría de los ciudadanos: "Que bastante ya están soportando en esta comunidad", dijo.

El candidato del PSM anunció que si resulta vencedor establecerá un nuevo impuesto para los que más tienen: "A los bancos y a las entidades financieras. A los que ganaron en el año de la crisis 35.000 millones de euros. Eso es socialismo democrático", dijo Gómez, que fue aclamado por unos 1.500 simpatizantes al grito de "presidente".

Los socialistas acusan al PP de querer implantar el copago sanitario

Más información

En contraposición a esta idea de socialismo democrático, el candidato del PSM puso mucho énfasis en que el modelo del PP de la Comunidad de Madrid es el "antagónico", el del neoliberalismo en lo económico y del integrismo religioso. El primero, el neoliberalismo, consiste para Tomás Gómez en un concepto "empresarial" del bienestar de los ciudadanos. En cuanto al integrismo religioso, Gómez aseguró que en los 16 años de "monopolio" del PP han proliferado colegios del Opus Dei, de Comunión y Liberación y de los Legionarios de Cristo: "Los colegios de integrismo religioso que segregan a niños y a niñas. Y eso responde a una estrategia". Sin embargo, la propuesta de los socialistas es, dijo Tomás Gómez, la gratuidad de la educación de cero a tres años, así como el aumento de las becas, a las que calificó como "ascensor social".

Gómez advirtió que otro de los servicios públicos que resultará gravemente dañado por una victoria del PP es la sanidad: "Quieren implantar el copago sanitario. Mientras haya un socialista en [el Gobierno de] la Comunidad de Madrid, lucharemos contra ello, porque no puede pagar más quien esté más enfermo. Quieren esquilmar el Estado de bienestar y apuestan por un Estado caritativo", dijo.

El líder de los socialistas resaltó que no se necesitan los 2.500 cargos de confianza que tiene el PP en la Comunidad, "muchos de ellos por clientelismo" y aseguró que sus adversarios políticos "se pusieron frenéticos" cuando anunció "la decimoquinta paga a los que reciben pensiones no contributivas". "No consiste en gastar más, sino en gastar mejor. Supone 13 millones de euros para la Comunidad de Madrid, cuando han gastado 700 millones en propaganda pura y dura", recordó.

Además, el secretario general del PSM arremetió contra el secretario general del PP de Madrid y consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, que dijo recientemente que del cinturón rojo "solo quedará la hebilla" tras las elecciones del 22 de mayo. "Eso es porque ellos saben mucho de correas. Especialmente él", afirmó Gómez, en referencia a Francisco Correa, el presunto cerebro de la red Gürtel, la mayor trama de corrupción destapada en la Democracia.

Por su parte, el candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, apostó por un nuevo modelo de ciudad que cree empleo: "Queremos ser los campeones de la creación de empleo en Madrid. Queremos una ciudad saneada, y no queremos ser los campeones de la deuda, ni los del despilfarro. Necesitamos que esa enorme deuda que tiene Madrid no siga repercutiendo en la calidad de vida de los ciudadanos de Madrid".

Ausencias notables al acto fueron las de los alcaldes socialistas de Getafe y Leganés, Pedro Castro y Rafael Gómez Montoya, opositores de Tomás Gómez. Ambos alegaron no haber podido acudir a la cita por "motivos profesionales".

El candidato del PSM a la Comunidad, Tomás Gómez, se dirige a los alrededor de 1.500 simpatizantes que llenaron el Teatro Buero Vallejo de Alcorcón.
El candidato del PSM a la Comunidad, Tomás Gómez, se dirige a los alrededor de 1.500 simpatizantes que llenaron el Teatro Buero Vallejo de Alcorcón.CLAUDIO ÁLVAREZ
El ministro de Fomento, José Blanco, saluda a los simpatizantes socialistas de espaldas al candidato del PSM, Tomás Gómez.
El ministro de Fomento, José Blanco, saluda a los simpatizantes socialistas de espaldas al candidato del PSM, Tomás Gómez.CLAUDIO ÁLVAREZ

El "cobarde" de Rajoy

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, tachó ayer de "cobarde" al líder del PP, Mariano Rajoy, por decir sí a la candidatura de Francisco Camps a la presidencia de la Generalitat Valenciana: "Rajoy fue tan valiente para decir que no a todo lo que le interesa a España como cobarde para decir sí a Camps". El número dos del PSOE aludió de esta forma a la convención de los populares del fin de semana en Palma de Mallorca, y al manifiesto ético en contra de la corrupción que firmaron los candidatos populares, entre ellos el propio Francisco Camps, imputado en el caso Gürtel.

En este sentido, Blanco bromeó con el hecho de que si en la anterior campaña electoral Rajoy puso como ejemplo de gobierno al del expresidente balear Jaume Matas, imputado en el caso Palma Arena, en esta ocasión recorrerá toda España para que los suyos suscriban el manifiesto que encabezó Camps. Un documento que "pronto" firmarán en Boadilla, Arganda, en Pozuelo y en Majadahonda, dijo Blanco, refiriéndose a los municipios madrileños cuyos exalcaldes del PP están también imputados en la trama de corrupción Gürtel. "En Boadilla del Monte han dimitido dos alcaldes y en toda la región han sido cinco", especificó el ministro de Fomento, que fue aclamado por impulsar el soterramiento de las vías del tren en el sur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de marzo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50