Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:PISTAS GASTRONÓMICAS

Comer bien a cualquier hora

Cornelia, mujer fuerte, pero también hospitalaria con sus invitados. En ella pensó Carla Tarruella para abrir su nuevo local, Cornelia and Co. En ella, pero también en Nueva York, en el famoso Dean & Deluca. Entrar en Cornelia, en el céntrico barrio barcelonés de L'Eixample, es darse cuenta de que nada se ha dejado a la improvisación.

En este mercado-restaurante-bar-cocina para llevar trabajan una cincuentena de personas junto a Tarruella y Mauricio Rubio desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche. "Lo importante es que, independientemente del tiempo que tengas y de dónde estés, disfrutes comiendo", explica Tarruella. Disfrutando de la fruta y la verdura fresca, el marisco, los quesos, la charcutería, el sushi, la pasta fresca y la cocina italiana, los pasteles (hay que probar la tarta de zanahoria, los cornelios y el tiramisú)... "Queremos que disfruten de una ensalada de feta y tomate, acompañada de una cebolla dulce y ácida a la vez, con aceite virgen y aceitunas negras, arrugadas e intensas".

Cornelia and Co

Calle de Valencia, 225. Barcelona Teléfono: 932 72 39 56

Internet: www.corneliaandco.com. Horario: de 8.00 a 1.00

Cornelia abrió en noviembre, y su cocina está siempre funcionando. Comer cuesta entre 16 y 22 euros. Vigilan mucho los complementos: las sales, los aceites, los vinagres. Hay platos como la crema de calabacín con mascarpone y sal Miscelánea Mediterránea (6,50 euros), pasta hecha a diario, como la receta tradicional de gnocchi de sémola y parmesano a la romana (8,50 euros), cebolla caramelizada con aceite de avellana tostada (11 euros), ostras, jamón, unas alegres patatas bravas (6,50 euros), hamburguesa de rabo de toro con hummus (11 euros)... Carla es hija de Rosa María Esteva, impulsora del grupo Tragaluz. "Somos hijos del grupo, pero estamos fuera", dice Tarruella, cuya otra aventura gastronómica lleva el nombre de Acontraluz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de marzo de 2011