Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Ola de cambio en el mundo árabe | Inestabilidad en Oriente Próximo

El clamor por el cambio no da tregua

Miles de personas vuelven a tomar las calles en los países árabes para protestar contra sus gobernantes - Los primeros choques sectarios sacuden la revuelta

Los viernes, día de oración en el mundo musulmán, se han convertido en las últimas semanas en la jornada de fuerza para los manifestantes que reclaman el cambio en los países árabes. Ayer, miles de ciudadanos volvieron a las calles para exigir reformas en Yemen, Arabia Saudí, Bahréin e Irak. Los primeros choques sectarios han hecho su aparición.

YEMEN. Saleh rechaza el plan de transición

Con el telón de fondo de multitudinarias manifestaciones, el presidente yemení, Alí Abdalá Saleh, rechazó ayer el plan de la oposición para que transfiera el poder este mismo año. Saleh, que ha gobernado durante 32 años este empobrecido país, se aferra a su compromiso de dejar el cargo cuando termine su mandato, a finales de 2013. El mandatario ha aceptado, sin embargo, las reformas propuestas por líderes religiosos para modernizar el sistema electoral, el Parlamento y el poder judicial. Mientras, las marchas van en aumento y concentraron ayer a centenares de miles de personas.

Yemen, vecino de Arabia Saudí, estaba a punto de convertirse en un Estado fallido antes de las protestas, con un movimiento rerebelde chií en el norte (los hutíes) y una revuelta secesionista en el sur. Ayer, los hutíes denunciaron que las Fuerzas Armadas abrieron fuego contra las manifestaciones antigubernamentales en Harf Sufian, y causaron dos muertos y 13 heridos.- REUTERS

ARABIA SAUDÍ. Los chiíes celebran el Día de la Ira

"El pueblo quiere la liberación del jeque Taofiq", coreaban ayer dos centenares de manifestantes frente al edificio del Gobierno en Hofuf, al este de Arabia Saudí. La inusual protesta, en un país en que está prohibida la menor disensión, fue una de las varias que marcaron el Día de la Ira de los chiíes saudíes. También hubo concentraciones similares en Qatif y Awwamiya. Aunque las quejas de discriminación de esa comunidad (entre un 10% y un 15% de la población saudí) vienen de lejos, ahora han adquirido un nuevo impulso ante las revueltas que agitan el resto del mundo árabe.

De hecho, el jeque Taofiq al Amer fue encarcelado el pasado domingo tras haber hecho un llamamiento a la instauración de una monarquía constitucional. Arabia Saudí está gobernada por una monarquía absoluta, con el respaldo de la rama más intransigente del islam suní. El peligro de contagio de las aspiraciones democráticas no ha pasado desapercibido a las autoridades. A pesar del carácter pacífico de las protestas, un imponente despliegue policial vigila su desarrollo y en algunos casos trata de dispersarlas. Prueba de la preocupación existente, esta corresponsal y una periodista de la BBC fueron detenidas durante casi tres horas en Hafuf cuando observaban la manifestación. El Ministerio del Interior dijo que se había tratado de "un malentendido".- Á. ESPINOSA

BAHRÉIN. Enfrentamientos entre chiíes y suníes

Musulmanes suníes y chiíes se enfrentaron ayer en Bahréin en el primer brote de violencia entre las dos comunidades desde el comienzo de las protestas, hace dos semanas. El choque tuvo lugar en Hamad, en el centro del país. Según los testigos, un centenar de personas armadas con piedras y palos se enzarzaron en una batalla campal que dejó varios heridos. La intervención de las fuerzas de seguridad derivó después en una confrontación con los agentes. Los chiíes, mayoritarios en este reino de 1,2 millones de habitantes, se quejan de ser tratados como ciudadanos de segunda por la monarquía suní. Mientras, en Manama, la capital, los grupos de oposición dijeron que están dispuestos a negociar "sin condiciones" con el Gobierno.- AGENCIAS

IRAK. La policía reprime las manifestaciones

Miles de iraquíes salieron a las calles por segundo viernes consecutivo para protestar contra la corrupción y la pésima calidad de los servicios básicos. En Basora, los manifestantes fueron dispersados con bastones y cañones de agua. En la capital, Bagdad, unas 2.000 personas se concentraron en la plaza de la Liberación. "¿Adónde va el dinero del petróleo, Maliki?", rezaba una pancanta. El primer ministro ha anunciado reformas para mejorar los servicios antes de 100 días.- REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de marzo de 2011