El EBB siempre tendrá a mano a Hamaikabat

Joseba Egibar sigue reacio a un acuerdo electoral con los escindidos de EA

Hamaikabat lleva camino de convertirse en un juguete en manos del PNV. Desde luego dista mucho de ser siquiera considerado públicamente por parte de su socio preferido. Incluso, hasta pudiera decirse que últimamente, mientras sus dirigentes sostienen un pulso soterrado sobre su incierta alianza electoral, allá donde gobiernan (Diputación de Guipúzcoa) no dudan en tirarse los trastos a la cabeza por motivos tan serios como los económicos.

En el fondo, Joseba Egibar no digiere la presencia de Hamaikabat en una hipotética lista del PNV en Guipúzcoa. Hay quien sostiene que todo responde a una falta de química entre el líder jeltzale e Iñaki Galdos, la cara visible de H1!, una formación a la que Egibar con cierto desprecio define como "la escisión de una escisión", recordando su camino de rupturas por las estaciones del PNV y EA.

Ortuzar ve margen para el acuerdo con H1! "hasta el último minuto"

A Egibar no se le ha olvidado todavía el sudor frío que recorrió su cuerpo aquel día de 2007 cuando vio cómo Galdos había comprometido los votos de EA al PSE-EE para que Miguel Buen, vencedor de los comicios en Guipúzcoa, fuera el próximo diputado general. Para evitar este desastre político y dar el gobierno foral a Markel Olano después de la sangría interna por los efectos de los casos Jauregi y Bravo, el GBB se deshizo en concesiones de carteras y competencias para EA.

Así las cosas, es difícil imaginarse ahora a Egibar abriendo con una sonrisa la puerta a Galdos, cuando éste, con una fuerza electoral aún sin testar y en serio riesgo de quedarse solo en la orilla, llama en busca de un hueco en las listas del PNV.

En Hamaikabat saben del desprecio político de Egibar y por eso quieren entenderse con Iñigo Urkullu, más comprensivo a estudiar fórmulas de colaboración electoral. Pero, claro, tampoco el PNV olvida que la presencia de la izquierda abertzale en las listas del polo soberanista le puede comprometer su continuidad en el gobierno guipuzcoano y de ahí que no cierre ninguna vía que le asegure la mínima colaboración necesaria, sobre todo a partir de los resultados del 22 de mayo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En realidad, los jeltzales están seguros de que siempre podrán recurrir a Hamaikabat, con quien les "unen muchas cosas" y quizá esta creencia explique no tengan prisa en plasmar un acuerdo antes de las urnas. Como muestra de que siempre podrán recurrir a H1! sirvan las declaraciones que Andoni Ortuzar, presidente del BBB, hizo ayer en ETB-2. Con absoluta naturalidad, Ortuzar admitió que "hasta el último minuto del último día" hay margen para el acuerdo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS