Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los casos de violencia machista se han duplicado en un plazo de ocho años

Más de 4.700 mujeres contaban con alguna protección a finales de 2010

Los casos de violencia machista en Euskadi se duplicaron -de 2.477 a 4.660- entre 2002 y 2009, excepto en los delitos contra la libertad sexual. Pese a ello, el año pasado se produjo un descenso del 8% hasta los 4.285 expedientes que afectaron a 3.507 mujeres. Entre todos ellos hubo cinco asesinatos -dos a manos de sus parejas o ex parejas y tres fueron víctimas de violencia intrafamiliar-. La directora de Atención a las Víctimas de la Violencia de Género, Mariola Serrano, instó a evaluar con prudencia el descenso registrado ya que "no supone a día de hoy una tendencia" y habrá que esperar a los datos de los años siguientes para analizar la situación con el rigor suficiente.

No obstante, el número de mujeres que disponen de medidas de protección, como los escoltas y las pulseras localizadores aumentaron. Un total de 36 mujeres se encontraron bajo vigilancia permanente a lo largo de 2010 frente a las 26 que lo estuvieron en 2009. Al cierre del año pasado, 19 víctimas mantenían su escolta, frente a las 14 del ejercicio anterior.

La 'ventanilla única' contra la violencia sexista se aprobará el próximo martes

En lo que respecta a las pulseras localizadoras, diez mujeres y agresores llevaban una al cierre del año 2010, un 43% más que un año antes. Por su parte se ha reducido el número de mujeres que portaban un teléfono móvil con un enlace directo con Interior -de 176 a 166-. En total, 4.709 mujeres disponían de alguna medida de protección a 31 de diciembre del pasado ejercicio.

En relación al perfil predominante en los 4.285 casos, destaca el hecho de que en 2.984 ocasiones la Ertzaintza tuvo conocimiento de ellos a través de denuncias ciudadanas, que en el 81% de las veces fueron interpuestas por la propia víctima.

Igualmente, los datos señalan que el mayor número de casos se produce entre los meses de junio y julio y en horario comprendido entre las siete de la tarde y las once de la noche. Los fines de semana es cuando más se producen las agresiones machistas, que pasan de entre 523 -miércoles- a las 818 de los domingos.

El 55% de los casos detectados el año pasado corresponde a mujeres vascas, mientras que el 14% se refiere a mujeres de otras comunidades autónomas y el 31% a extranjeras. En cuanto a la edad de las víctimas, el 30,5% se sitúa en la franja comprendida entre los 18 y los 30 años y el 29,1% en la de 31 a 40 años. Por su parte, un 34% de los agresores tenían entre 31 y 40 años y un 26,6% entre 18 y 30.

Desde 2002 y hasta 2010, un total de 27 mujeres perdieron la vida a causa de la violencia sexista, la mitad de las cuales era menor de 35 años. El 74% murieron a manos de su pareja o ex pareja, y el 66% convivía con el agresor.

El servicio de atención telefónica para víctimas de violencia contra las mujeres -900 840 111- atendió durante el año pasado 3.369 llamadas, un 17% más que en 2009 y el triple que en 2006, año en que se puso en marcha. El 73% de las llamadas las hizo la propia víctima, un 21% familiares y un 6%, hombres.

Entre otras prestaciones y además de las previstas en materia de vivienda, el Gobierno vasco concedió el año pasado 452.412 euros en ayudas para contribuir a la independencia económica de víctimas con dificultades -frente a los 139.1914 euros de 2009-. La partida reservada este año asciende a 380.000 euros, aunque es "ampliable". Dentro del programa de ayudas a la contratación, dos víctimas de maltrato encontraron trabajo en sendas empresas.

Serrano anunció que el decreto de constitución de la atención a víctimas de violencia contra las mujeres como "ventanilla única" se aprobará en Consejo de Gobierno el próximo martes, aunque de facto se trabaja así casi desde el principio de legislatura. La aplicación informática utilizada para hacer posible este proyecto estará disponible "en breve", según Serrano. Desde el Gobierno vasco, apuntó, se trabaja en la mejora "continua" del sistema de gestión de calidad en la atención a las víctimas.

Fruto de esta revisión, teniendo en cuenta los casos existentes y con el fin de evitar nuevas víctimas mortales, Serrano indicó que en 2010 "se flexibilizó la medida de protección máxima", como el servicio de escolta. Por otro lado, el Gobierno vasco trabaja en la puesta en marcha de un consultorio on-line para jóvenes en los que se abordará la violencia de género "en su idioma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de febrero de 2011