Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Arranca la precampaña del 22-M

Hereu gana las primarias de Barcelona y asesta un golpe al aparato del PSC

El actual alcalde repetirá candidatura con el 59% de apoyos entre las bases

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, será el candidato del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) para intentar salvar la ciudad, el mayor Ayuntamiento de España en manos socialistas desde hace 32 años y donde todas las encuestas pronostican una holgada victoria de Convergència i Unió. Hereu superó en una notable victoria a la ex consejera Montserrat Tura: 2.484 votos frente a 1.669. La balanza la inclinaron los votos de los militantes, que se mostraron mayoritariamente a favor del alcalde.

La victoria de Hereu supone un duro revés para el aparato del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), que desde el verano pasado ha intentado por todos los medios que tirara la toalla. Por el contrario, representa un triunfo para la Federación de Barcelona del PSC, que se ha ido enrocando en su apoyo al alcalde al tiempo que aumentaba la ofensiva desde el aparato del partido. Hereu se ha impuesto, pues, doblemente: a su rival y a la dirección del partido. El aparato del PSC sufrió anoche otra derrota, menor, pero derrota: la de su candidato en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), Jordi Menéndez -actual jefe de prensa de la oficina del ex presidente José Montilla- frente al candidato de la federación.

Las encuestas apuntan a una clara victoria de CiU sobre Hereu

"Hoy todos los socialistas que estamos aquí hemos dado el primer gran paso que nos debe llevar a volver a ganar la Barcelona de progreso el próximo 22 de mayor", exclamó Hereu tras conocer su victoria. Y, como ha hecho durante toda la campaña de las primarias, tendió la mano a su rival para que se integre en su proyecto.

La euforia en la federación de Barcelona era anoche incontenible en un hotel donde hubo más expectación que en la sede del PSC la noche de las elecciones autonómicas: "El PSC es patrimonio de la sociedad, lo han expresado más de 4.000 ciudadanos de Barcelona", señaló el secretario de organización de los socialistas de Barcelona, Albert Aixalà.

A Hereu, crecido en todo este proceso, le quedan algo más de dos meses para intentar remontar unas encuestas que vaticinan una debacle. En las elecciones autonómicas, el PSC se hundió en la capital catalana y sólo logró el 17,8% de los votos, su peor resultado de la historia.

El futuro de Montserrat Tura, que actualmente ocupa una de las secretarías de la mesa del Parlamento catalán, es una incógnita, pero si algo está claro es que su figura queda maltrecha con vistas al congreso del PSC que en octubre debe elegir el relevo de José Montilla, candidatura para la que también se ha postulado.

El apoyo de la dirección socialista a Tura no ha sido tan claro como el de Ferraz en Madrid con Trinidad Jiménez, pero, por mucho que lo haya negado la exconsejera, el aparato respiró aliviado cuando se lanzó a arrebatarle la candidatura al alcalde. Callada en público durante toda la campaña, ayer la dirección rompió su silencio y el viceprimer secretario y portavoz del partido, Miquel Iceta, se mostró partidario de Tura. A mediodía, al acudir a votar a la agrupación de Sant Martí habló de que el PSC necesita "cambios de personas, de cultura organizativa, de relación con la sociedad y de proyecto". Y añadió que, mientras "si gana Hereu estará en mejores condiciones para ganar las elecciones municipales, si gana Tura abriremos otro capítulo en la historia municipal del PSC en Barcelona, que también nos dará más posibilidades de las que teníamos hace un mes".

Hereu se enfrentará a Xavier Trias, presidente del grupo municipal de CiU, que parte como el gran favorito. En eso coinciden todas las encuestas, las de su partido, las de todos los medios de comunicación y, especialmente, las del PSC. Trias has permanecido expectante durante estas dos semanas de las primarias del PSC. Salvo algún que otro comentario del tipo "que se aclaren", el jefe de filas de CiU sólo ha insistido en un mensaje: "Son ellos los que no tienen claro ni el proyecto, ni siquiera el candidato". Con todo, ha llegado a manifestar esta semana que prefería medir sus fuerzas con Hereu. Normal, teniendo en cuenta que, según las encuestas, si su oponente es Hereu, Trias podría rozar la mayoría absoluta. Es decir, 21 ediles frente a los 12 actuales. De haber sido Tura, el margen se estrechaba hasta una mínima ventaja. Y hay otra carta que juega a favor de Trias: ante una zozobrante dirección del PSC, el jefe de filas de CiU cuenta con el respaldo del presidente de la Generalitat, Artur Mas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2011