Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Defensor del Paciente pide investigar la muerte de un niño

La asociación El Defensor del Paciente ha pedido al fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, que investigue la muerte de un niño de dos años en el hospital de San Rafael. El pequeño fue intervenido el pasado 3 de febrero de amígdalas y vegetaciones mediante una técnica nueva y que supuestamente evitaba el sangrado. Al poco entró en parada cardiorrespiratoria, de la que no pudo ser reanimado, según el testimonio de los padres.

El niño entró en el quirófano a las 10.15. A la hora, los facultativos informaron a los padres de que era necesario hacerle una transfusión de sangre. Algo más tarde les dijeron que había sufrido una parada cardiorrespiratoria. Entre las 14.30 y las 15.00, el director médico del San Rafael y el cirujano les informaron de que habían hecho todo lo que estaba en sus manos y que no se explican lo que ha podido ocurrir, según la versión de los padres.

Al día siguiente y tras cruzar varios faxes con el Juzgado número 18, que estaba de guardia, le realizaron la autopsia al pequeño en el Instituto Anatómico Forense. A ella acudió también un amigo de la familia, también forense, que presenció el estudio posmortem. Este confirmó, según El Defensor del Paciente, que el pequeño se había asfixiado por una hemorragia sin controlar.

La dirección del centro afirmó ayer que se produjo una complicación en la operación y que se le transfundió sangre al pequeño. Los médicos intentaron reanimarle durante una hora y 50 minutos. "Los padres estuvieron informados en todo momento", aseguró una portavoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 2011