El Fondo contra el Sida refuerza sus controles tras un escándalo

El Fondo Mundial contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis se ha visto obligado a anunciar que va a reforzar sus controles para garantizar el buen uso del dinero que distribuye (más de 9.500 millones de euros desde su creación en 2002). El director del fondo, Michel Kazatchkine, hizo hincapié en que aplica una política de tolerancia cero frente al fraude y la corrupción en el marco de sus subvenciones.

El organismo, que se enfrenta a una falta de donaciones, recibió el último varapalo por el anuncio de que Alemania congelaba las aportaciones debido a las sospechas sobre el uso de las ayudas. Fue el propio fondo el que identificó que había una malversación en Malí, Mauritania, Zambia y Yibuti, y exigió la devolución de las aportaciones. Ahora ha decidido aumentar su transparencia para recuperar la confianza internacional.

Más información
El Fondo Mundial contra el Sida lucha por salir de la crisis
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS