Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Claes Borgström, abogado de Miss A. y Miss W. | UN PROCESO POLÉMICO

"Le caerá al menos un año de cárcel"

Claes Borgström es un reputado abogado en Suecia. Destacado miembro del Partido Socialdemócrata, ejerció de Ombudsman en cuestiones de género y siempre se ha significado por una cerrada defensa de los derechos de las mujeres. Desde hace dos años, lleva junto a un exministro de Justicia socialdemócrata un despacho de abogados en Estocolmo. Miss A. y Miss W., las dos mujeres que denunciaron en agosto a Assange, le eligieron para que les representara en el complicado caso contra un hombre que se ha convertido en una estrella mediática.

Borgström sostiene que sus clientes han sido doblemente asaltadas: la primera vez, físicamente, por Julian Assange. La segunda, han sido "sacrificadas" en un malévolo ataque en la red. Sus identidades, fotos, direcciones y teléfonos han sido aireados en Internet como acto de venganza de supuestos seguidores de Assange sin grandes escrúpulos. "Assange será extraditado", vaticina Borgström sin mayores dudas, contestando por teléfono desde su despacho en Estocolmo. La pena por los supuestos delitos sexuales podría oscilar entre las dos semanas y los cuatro años de prisión. "Al menos le caerá un año, ése es mi pronóstico", sostiene Borgström. "Tengo la sensación de que la fiscalía posee más pruebas, además de los testimonios de las dos mujeres: creo que hay testigos y otras pruebas".

Pregunta. ¿Cómo se encuentran sus dos representadas? ¿Siguen recibiendo ataques en la red?

Respuesta. Sí, siguen recibiendo ataques, constantemente. El otro día se publicaron en la red sus nombres, direcciones... Están siendo tratadas como si fueran ellas las que hubieran cometido un delito. Esta es una situación muy dura para ellas. El problema es la larga espera, la gran presión a la que está siendo sometidas durante tan largo tiempo. Esto ocurrió en agosto, y estamos en febrero.

P. Los partidarios de Assange sostienen que este caso ha sido extraño desde el principio. El hecho de que se abriera un caso, para cerrarlo a las 24 horas y volver a reabrirlo días después despertó todo tipo de sospechas.

R. Eso no es nada extraordinario. Las decisiones del 20% de tribunales de primera instancia son revocadas en instancias superiores. Es normal que alguien pida que se reabra un caso; si eres una víctima y no estás satisfecho con la decisión de un fiscal, tienes el derecho a pedirle a un abogado que revise tu caso y pida su reapertura. Cada año hay unas 200 demandas de reapertura, y en torno a un 10% prosperan.

P. ¿Qué argumento daría usted para demoler la idea que circula de que las dos mujeres pusieron la denuncia arrastradas por el despecho?

R. Hay muchos rumores que son sólo eso, rumores. Lo que de verdad ocurrió es que Julian Assange abusó de dos mujeres. Ellas dos no se conocían previamente. La más joven, Miss W., entró en contacto con Miss A. y ambas se dieron cuenta de que les habían ocurrido cosas muy similares. Miss W. decidió acudir a la policía, y Miss A. también acudió pocos. Cada una contó su historia y son dos historias muy parecidas. Acudieron a la policía en busca de consejo, no tenían claro en ese momento que fueran a poner una denuncia. Por mi experiencia sé que eso es algo muy común entre mujeres que acuden a comisaría.

P. Sí, pero se dice que Miss A., que tiene una larga trayectoria de activista en cuestiones de género, sabía perfectamente lo que ocurriría si acudía a comisaría con un caso como este.

R. Bueno, no creo que eso sea correcto, ella no es abogada, no podía saber qué iba a ocurrir. Acudieron a la policía porque querían que Assange se hiciera la prueba del VIH. Contaron su historia y la maquinaria se puso en marcha. Y ahora quieren que él comparezca ante la justicia sueca para contar su parte de la historia. Lo que hizo Assange es delito.

P. ¿Considera que Assange está utilizando su posición en WikiLeaks para disfrazar un problema personal con el argumento de una conspiración?

R. Sí, en cierto modo, sí. Se está aprovechando de su posición. Él es la única persona que puede parar los rumores de que el caso tiene algo que ver con WikiLeaks, de que es una conspiración, o una trampa... Assange dice que inocente. Si lo es, ¿por qué no viene a declarar a Suecia? Eso es lo que no comprendo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2011