Brasil compensa la caída en España y sostiene el beneficio del Santander

El aumento de la morosidad obliga a realizar más provisiones y el resultado del grupo desciende un 8,5% - Botín: "Este año no crecerá el crédito"

No fue el Emilio Botín de otras ocasiones. El presidente del Santander no estuvo tan ocurrente en sus respuestas ante la prensa, quizá por la caída de los resultados de España, pero transmitió dos mensajes de fortaleza: "Desde que empezó la crisis en 2007, el grupo ha ganado 35.000 millones, lo que nos sitúa como el tercer banco por beneficios del mundo, después de dos entidades chinas". La explicación de esta posición es "que somos la entidad más diversificada del mundo y hemos combinado el impulso de unas economías con la caída de otras". En 2010 el Santander ganó 8.181 millones, un 8,5% menos, tras elevar el capital y las provisiones, por la morosidad.

La estrella del año ha sido Brasil: ha ganado un 31% más, 2.836 millones y ya representa el 25% del beneficio del grupo. Incluso gana más que España, Portugal y Estados Unidos juntos. La crisis ha cambiado el perfil del Santander. En 2007, España era el 30% del grupo y hoy es la mitad, mientras que Brasil casi ha triplicado su peso. El empuje del país carioca, que ha dejado de ser la eterna promesa, se apoyó en la subida del PIB (un 8%), la apreciación del real y la bancarización de las clases medias.

Más información
Botín alaba a Zapatero con Merkel en Madrid
La gran banca gana un 4,8% menos en 2010 con 14.940 millones
El Santander vende a Zurich el control de su filial de seguros en Latinoamérica

Con estas alegrías, no es de extrañar que Botín alabara al ex presidente Lula: "Durante su mandato consolidó a Brasil como el líder de Latinoamérica, con una estabilidad institucional semejante a las economías desarrolladas", apuntó. Al cierre de 2010, el 43% de los beneficios proceden de mercados emergentes (Brasil, México y Chile) con lo de positivo y negativo que ello tiene. En Brasil hay quienes advierten de sobrecalentamiento económico.

La unidad que peor se ha comportado ha sido España: la red Santander ha ganado un 38% menos y Banesto ha tenido una caída del 43%. Botín justificó el descenso por la menor demanda de crédito, la caída de márgenes por la guerra de los depósitos y el aumento de las provisiones ante el cambio de normativa del Banco de España y la subida del ratio de morosidad. Ha pasado del 3,4% al 4,24% en 2010, frente al 4,91% de Brasil. Como en años anteriores, Botín negó cualquier venta de Banesto: "No se vende, no se fusiona y no se achica. ¿Quieren que lo repita para que quede más claro?", se preguntó.

En marzo vence el superdepósito del Santander, que captó 30.000 millones. Respecto a si lo renovará al 4%, como ofertó en 2010, el presidente se salió por la tangente: "Dependerá de la situación del mercado". Lo que no cabe duda es que una de las estrategias del grupo es compensar la diferencia entre créditos (715.000 millones) y depósitos (581.000 millones), para no depender tanto de los mercados. El consejero delegado, Alfredo Sáenz, aseguró que el grupo no necesitaría acudir a los mercados en 2011 ni en 2012 para afrontar sus vencimientos de deuda.

Reino Unido, que supone un tercio de los activos del grupo, obtuvo un 18% del beneficio. Ana Patricia Botín está al frente de esta unidad desde hace dos meses. Botín confirmó que saldrá a Bolsa "en el último trimestre del año". Estudia hacer lo mismo con su filial argentina.

La crisis ha impactado en los morosos, que han subido en 3.000 millones en 2010 y unos 1.000 millones las provisiones. La morosidad del grupo es el 3,55%. En el ladrillo tiene 27.000 millones, el 12% de los créditos, con una morosidad del 13%. En España Botín advirtió que los créditos no crecerían "porque no nos los piden los que nos gustaría que los pidieran".

El Santander repartirá el dividendo (0,60 euros por acción). Botín no adelantó previsiones de resultados, pero dijo que 2011 "volverá a ser un año excelente". El core capital, el de más calidad, acabó en el 8,8% y cerrará el año en el 9%. Botín no se quejó de que el Gobierno pidiera más capital a los bancos españoles que a los extranjeros. Se mostró de acuerdo con que a las cajas que no coticen se le suba el listón. "A más riesgo, más capital, y tienen más riesgo".

Emilio Botín, presidente del grupo Santander, durante la presentación de resultados de 2010 en Madrid.
Emilio Botín, presidente del grupo Santander, durante la presentación de resultados de 2010 en Madrid.GORKA LEJARCEGI

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS