Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los 'casos De Miguel' y 'Tellería'

Un ex funcionario de Interior avisa al PNV de que guarda "información sensible"

"Si fueran inteligentes, evitarían a toda costa mi comparecencia", dice El Tarta

El ex funcionario de Interior conocido como El Tarta advirtió ayer al PNV que "si se empeña" en que comparezca ante la comisión del Parlamento que investiga los casos De Miguel y Tellería "oirán cosas que en modo alguno favorecerán a los jeltzales". El Tarta, antiguo colaborador del CNI hoy jubilado, deja entender en un escrito remitido a EL PAÍS que tiene "bastante información sensible sobre ellos" y diversas cuestiones o actuaciones que les afectan "muy negativamente" y que "les tienen que preocupar en gran medida". "Si fuesen inteligentes, tratarían de evitar a toda costa mi comparecencia", apostilla.

El Tarta figura citado en los seis documentos de ordenador encontrados en poder el ex dirigente del PNV alavés Aitor Tellería, imputado junto a dos ertzainas por una supuesta trama de espionaje. En su declaración como perjudicado, explicó que fue fichado en 1981 por el entonces titular de Interior, Luis María Retolaza. Trabajó en la consejería hasta 1997, cuando fue enviado a otro destinos en el Gobierno, como Metereología.

La comisión de investigación acepta 14 nuevas comparecencias

Admitió que era colaborador de los servicios de inteligencia desde los años sesenta y que en los últimos años servía de enlace entre el CNI y la antigua Unidad de Información y Análisis (UIA) de la Ertzaintza para "intercambiar cromos" en la lucha antiterrorista. Agregó que, con motivo de un viaje del lehendakari Ibarretxe a Cuba, facilitó la lista de personas que viajaban con él, razón por la que el PNV quiere que acuda a la comisión. "En ningún momento efectué personalmente ni de forma alguna labores de espionaje hacia el lehendakari Ibarretxe", afirma en el escrito enviado a este diario. Y añade: "Dado el hecho de que las relaciones exteriores del Reino de España son competencia exclusiva del Estado, no me sorprende que, cuando algún dirigente político [...] viaja por esos mundos a entrevistarse con dignatarios, empresarios y/o políticos extranjeros, los servicios de inteligencia [...] demuestren interés por esas actividades de dudosa legitimidad constitucional". "¿Mala intención hacia nosotros, las víctimas espiadas? ¿Pretender embrollarlo todo para salir, ellos, los del PNV, de rositas y/o como víctimas? Ellos lo sabrán, pero que no me obliguen a relatar hechos que deseo olvidar", concluye.

El presidente de la comisión de investigación del Parlamento, Juan José Agirrezabala, de EA, dirigió ayer una regañina pública a los peneuvistas por filtrar a la prensa dos de las nuevas comparecencias que han solicitado, la de El Tarta y la del consejero de Interior, Rodolfo Ares. "No me parece ni pertinente, ni correcto, ni lógico", criticó. La respuesta llegó por la tarde a través de un comunicado de una de las dos representantes del PNV en la comisión, Maria Eugenia Arrizabalaga, quien acusó al presidente de tener "una doble vara de medir" y calificó esas críticas como "duras e injustas".Aralar, que había abandonado la comisión por las filtraciones de sus trabajos, volvió a reincorporarse a ella ayer.

Aunque no lo filtró a la prensa, el PNV también insiste en que declaren ante la comisión varios periodistas que han informado sobre el supuesto espionaje. Ares destacó que si tiene que acudir "lo hará", aunque recordó que él no era responsable de Interior cuando ocurrieron los hechos investigados.

El trabajo de la comisión va a alargarse notablemente: con las 14 nuevas comparecencias aceptadas -ocho por las supuestas irregularidades en cobros del Gobierno y seis por el espionaje-, quedan 34 personas por escuchar. Los nombres de los nuevos citados no se harán públicos hasta la próxima semana. El parón de las elecciones de mayo hará que todo se prolongue al menos durante junio. Otras 17 comparecencias fueron rechazadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de febrero de 2011