Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | La situación de los extranjeros

La multitud desborda el aeropuerto de El Cairo tratando de salir del país

Varios países fletan aviones de urgencia para repatriar a sus ciudadanos

El aeropuerto de El Cairo se vio desbordado ayer por una multitud que intentaba abandonar Egipto a cualquier coste. Mientras cada vez más aerolíneas cancelaban sus vuelos, más gente intentaba al mismo tiempo abordar un avión. El desorden en el aeropuerto era un claro reflejo de la anarquía en la que vive el país, en plena rebelión contra el régimen de Mubarak.

La situación ha forzado a al menos una decena de países a anunciar que enviarán aviones para repatriar a su personal diplomático y turistas. Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón, Grecia y Turquía son algunos de los países que se han movilizado para repatriar a sus nacionales. El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, puso el avión presidencial a disposición de sus compatriotas para viajar a Bagdad.

Duro golpe para el sector turístico, que emplea a uno de cada ocho egipcios

"Llegamos el viernes para un crucero de 12 días por el Nilo", relata la jubilada estadounidense Dorothy Reddy, de 62 años, a France Presse. "Tardamos horas en llegar al hotel. Fue una pesadilla. Ahora han cancelado todo y están intentando sacarmos de aquí" . Y añadió: "Lo único que hemos visto fueron las pirámides desde la ventana del hotel. Creo que volamos a Ámsterdam... o adonde sea, mientras salgamos de este lugar", añadió.

Dos compañías francesas, la cementera Lafarge y el banco Crédit Agricole, han fletado vuelos chárter para repatriar a un centenar de trabajadores extranjeros. "Anoche [madrugada del domingo] no dejaron de oírse disparos en nuestro barrio. La orden nos llegó esta mañana [por ayer]: tenemos que irnos todos, con nuestras familias", explicó Markus Teuchsich.

Cada Gobierno está gestionando las repatriaciones a su modo. El español envía un funcionario al aeropuerto cairota a diario para atender a los ciudadanos e intentar acomodarlos en el primer vuelo de salida. Ayer partieron dos vuelos de Egyptair con destino a Madrid y Barcelona y hoy se espera una frecuencia similar. La Embajada española también trabaja con las agencias para agilizar las salidas. El mismo procedimiento están utilizando las legaciones alemana e italiana. Grandes compañías aéreas como Lufthansa y Air India fletarán varios aviones adicionales a El Cairo y Alejandría, mientras que el Gobierno griego ha decidido movilizar aeronaves militares.

Se trata de un duro golpe a una industria, la del turismo, que proporciona uno de cada ocho puestos de trabajo en un país asolado por una altísima tasa de desempleo. El sector turístico egipcio tocó fondo en 1997 tras el atentado islamista contra turistas occidentales en el templo de Luxor, que acabó con la vida de 58 turistas y 10 egipcios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011