Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP intenta suavizar en el Senado las sanciones a los controladores aéreos

El partido de Rajoy quiere limitar las causas por las que se puede retirar la licencia

El PP quiere suavizar las sanciones a los controladores aéreos introducidas en la tramitación en el Congreso de la reforma de la Ley de Seguridad Aérea. En el texto aprobado en la Cámara baja con el respaldo popular se introducía una lista de infracciones muy graves que llevaban aparejada la pérdida de la licencia y multas de hasta 4,5 millones. Pero el Grupo Popular en el Senado ha presentado una enmienda en la que limita las razones por las que se puede retirar la licencia a los controladores.

El texto del Congreso considera faltas muy graves el simular enfermedad o disminución de la capacidad psicofísica (lo que adujeron los controladores para abandonar el servicio masivamente el 3 de diciembre); dificultar, retrasar o negarse a dar o recibir la formación necesaria; o a someterse a los exámenes médicos o de competencia lingüística. También la ausencia injustificada al puesto de trabajo (el convenio del resto de trabajadores de AENA considera falta leve faltar dos veces en un mes) y no colaborar en el caso de cambio de proveedor de servicio. El PP quiere que estas conductas se consideren faltas muy graves solo "cuando afecten negativamente a la seguridad o menoscaben de forma grave o reiterada la eficacia o la continuidad de la prestación de los servicios".

El texto del Congreso establece que cualquiera de esas conductas "lleva aparejada en todo caso" la pérdida de la licencia de controlador para el responsable de la infracción. Ahora el PP vincula esa posibilidad a los casos que establece la ley de seguridad aérea, que dicta que "podrá imponerse" la revocación de la licencia y que la comisión de dos o más infracciones muy graves en un año conlleva tres años de inhabilitación.

Pero los cambios no se quedan ahí. La oposición también elimina el párrafo que permitía usar las grabaciones de las comunicaciones profesionales para "controlar, supervisar, auditar e inspeccionar la prestación del servicio". Los populares arguyen que contraviene el reglamento europeo 996/2010 que establece que solo pueden usarse para la investigación de accidentes o mejorar la seguridad. El portavoz socialista en la comisión de Fomento del Congreso, Rafael Simancas, se mostró indignado con la propuesta y acusó a los populares de "enmendarse a sí mismos". El PP sostiene que solo pretende "mejorar" la ley y eliminar la arbitrariedad.

Por otro lado, el sindicato de controladores aéreos USCA señaló ayer que no se ha llegado a acuerdos en la negociación del convenio, cuyo plazo termina hoy a las doce de la noche. USCA recuerda que no se discuten las remuneraciones salariales, sino las condiciones de trabajo colectivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011