Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero pide al PSOE que hable del futuro de España y no de la sucesión

Marcelino Iglesias: "Este partido te apoya para las elecciones de 2012"

Quedan 14 meses para las elecciones generales y ese tiempo debe dedicarse a afrontar las reformas que España necesita. Esta es la prioridad de José Luis Rodríguez Zapatero, y ayer la hizo extensiva a todo su partido para que durante 2011 "hable de los problemas de los españoles y no del PSOE".

Así lo dijo en la convención autonómica socialista que clausuró ayer en Zaragoza. Quiere que los barones territoriales y los candidatos a las elecciones municipales y autonómicas de mayo dejen de hablar de si Zapatero será o no el candidato en 2012. Parecía que el presidente del Gobierno había dado su visto bueno al secretario de Organización, Marcelino Iglesias, para que, momentos antes de su intervención, se manifestara en ese sentido: "José Luis, tienes todo el apoyo del partido para tu tarea de Gobierno, y tienes todo el apoyo de este partido para las elecciones de 2012, de 2012, de 2012, de 2012". Entre aplausos, Iglesias apostilló: "Respetamos tus tiempos y tu decisión, que sepas que no te faltará el apoyo rocoso de este partido".

En caso de que no fuera candidato, la cúpula socialista miraría a Rubalcaba

Algunas fuentes señalan que, en el trayecto del aeropuerto al auditorio de Zaragoza, Iglesias había comunicado a Zapatero que iba a tratar de zanjar el debate de la candidatura.

De manera distendida pero firme, el propio presidente trató de imponer luego a su partido que abandone su petición -más o menos explícita- de que desvele sus intenciones antes de las elecciones de mayo, como se había puesto de manifiesto en esta convención y en días anteriores: "Hay elecciones en 2011, y generales en 2012, pero os hago un llamamiento, a todo el partido, a todos los candidatos, para que la prioridad sean los pactos, los acuerdos, el consenso; esa es la prioridad". A juzgar por los aplausos, Zapatero tiene inicialmente el apoyo para que ese interrogante descanse por un tiempo. Los barones consultados reconocieron que, si decide ser el candidato, tendrá el apoyo cerrado de todo el partido, pero en el ambiente permanece la idea de que, si él diera un paso atrás, todo el partido, o su gran mayoría, miraría a Alfredo Pérez Rubalcaba.

El vicepresidente primero apareció ayer en la convención e intentó pasar inadvertido, aunque Zapatero le citó junto a la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, y al ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, para ensalzar su papel en la consecución del pacto por las pensiones con los sindicatos y el resto de acuerdos que están en ciernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011