Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio García se postula para la sala de lo Civil del Tribunal Supremo

El magistrado del Superior y ex portavoz de la APM tiene el aval conservador

El actual magistrado del Tribunal Superior Antonio García, ex portavoz nacional de la conservadora y mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura (APM), pugnará pasado mañana por la plaza vacante que mantiene la sala Civil o primera del Tribunal Supremo tras la jubilación forzosa, por edad, de su integrante Román García. La designación se abordará en el pleno de un Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que no toma decisiones referentes a cargos de la judicatura vasca desde que el pasado mes de julio nombró a Mercedes Guerrero presidenta de la Audiencia alavesa.

La elección se iba a tratar inicialmente en la sesión de diciembre, pero quedó finalmente excluida del orden del día. En esta ocasión sí se abordará, aunque no está garantizado el acuerdo en torno a un candidato. Al igual que para las presidencias de los tribunales superiores, hacen falta 13 de los 21 votos. En principio, la Comisión de Calificación del Poder Judicial no incluyó a García entre su grupo de cinco aspirantes preferentes, si bien serán finalmente los 26 presentados quienes competirán por la plaza, tras una petición expresa del ala conservadora del CGPJ.

El CGPJ abordará pasado mañana una elección vinculada a otras dos plazas

El actual magistrado de la Sala de lo Civil y Penal del Superior vasco es uno de los más jóvenes que concurren a la convocatoria, como refleja su puesto en el escalafón, el tercero más humilde de los que pugnan por la plaza. A sus 49 años, suma casi 21 en la carrera judicial. Sin embargo, es uno de los rostros más populares de su asociación y cuenta con el sólido respaldo de los vocales conservadores del órgano de gobierno de los jueces, acostumbrados a votar en bloque y sin fisuras. Su posible designación, no obstante, estaría vinculada a la de otras dos plazas correspondientes a las salas segunda y tercera del alto tribunal, por las que pujan destacados candidatos progresistas. En concreto, García se postula como moneda de cambio para el nombramiento de Gonzalo Quintero en el orden Penal.

De los cinco rivales del portavoz de la APM que había dictaminado la Comisión de Calificación para la sala primera del Supremo, que está integrada por 12 magistrados y tres suplentes, destacan por su trayectoria Eduardo Baena, máximo responsable de la Audiencia de Córdoba, y Julio César Picatoste, que ejerce en la de Pontevedra. Completan el grupo Juan Ruiz-Rico, de Almería; José María Torres, de Ciudad Real; y otro Antonio García, en este caso de Madrid. Entre los demás sobresalen dos jueces de tribunales superiores y otros tantos presidentes de audiencias provinciales.

El nombramiento de García para el Supremo dejaría vacante una plaza en el Superior que, en principio, no habría que adjudicar. Pasaría a ocuparla el ex presidente del alto tribunal vasco, Fernando Ruiz Piñeiro, ya que quedó adscrito a la sala de lo Civil y Penal tras su relevo.

Un marcado perfil

- Nacido en Oviedo el 30 de abril de 1961, Antonio García Martínez suma dos décadas de ejercicio profesional y más de un lustro como magistrado en la sala de lo Civil y Penal del Superior. Adalid de la independencia judicial y destacada voz crítica con el nacionalismo, protagonizó duros roces con el Gobierno de Juan José Ibarretxe. Álter ego del ex presidente del alto tribunal vasco, Fernando Ruiz Piñeiro, ha pasado a un segundo plano desde su relevo por parte de Juan Luis Ibarra. A finales de 2010 dejó también la portavocía de la APM.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de enero de 2011

Más información