Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revolución democrática en el Magreb

Fuera de la Internacional Socialista

El régimen del derrocado presidente Ben Ali se basaba en dos pilares: el aparato de seguridad y el partido hegemónico, el Reagrupamiento Constitucional Democrático (RCD). Este era miembro de la Internacional Socialista, la organización a la que pertenecen los partidos socialdemócratas del mundo entero.

Tres días después de la huida del dictador, el presidente de la Internacional Socialista y primer ministro griego, Yorgos Papandreu, y su secretario general, Luis Ayala, tomaron la decisión de expulsar al RCD, pero no le dieron publicidad.

"(...) la decisión refleja los valores y principios que definen nuestro movimiento y la posición adoptada por la Internacional con respecto a los desarrollos en Túnez", señala Ayala en una carta enviada el lunes a los demás partidos socialistas que integran la organización.

Ayala no explica por qué esa organización de partidos socialdemócratas acogió en su seno durante tantos años a una formación que servía de instrumento a la más dura de las dictaduras del Magreb. Por eso los manifestantes tunecinos han asaltado y quemado varias de sus sedes.

La Internacional Socialista también cuenta entre sus miembros, con rango meramente consultivo, a otro partido tunecino, el Foro para las Libertades y el Trabajo, una formación de oposición. Su líder, Mustafá Ben Jaafar, entró el lunes a formar parte del Gobierno de coalición.

La secretaria de relaciones internacionales del PSOE, Elena Valenciano, tiene la intención de viajar en breve a Túnez en calidad de presidenta del Comité del Mediterráneo de la Internacional Socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 2011