Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS | Estrategias ante las municipales y autonómicas

Cada elección local es un mundo

El PP intentará, con lógica, convertir las elecciones locales de mayo en otra reválida para el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Pero en el PP saben, con datos, que ese ambicioso objetivo es el peor que se puede trazar para este tipo de comicios. Las elecciones municipales son las más generales que existen, más incluso que unas legislativas y desde luego que unas europeas o autonómicas, pero porque involucran a toda la estructura de los partidos, y a todos y cada uno de los candidatos de los 8.000 municipios de España. "Pero cada elección municipal será un mundo", concluye uno de los principales asesores de Mariano Rajoy. Tras la obviedad hay varios análisis más profundos. PP y PSOE suelen empatar en número de votos en las elecciones municipales (véase gráfico). Pero un empate muy justo, de apenas medio punto de margen, cuando en unas generales esa distancia se puede agrandar a cinco y hasta diez puntos. Ese empate se produce aunque luego uno de esos dos partidos (en este caso el PP) sea el favorito para gobernar en más alcaldías y comunidades. Y ahora, a pesar de todo, hasta en el PP tienen dudas de que vaya a ser diferente. Podría ser. No es lo que vaticinan los expertos internos de los partidos. Hay disputa y será más ajustada de lo que muchos creen. El PP, además, suele perder un millón de votos que se van en esta cita a agrupaciones locales independientes.

En esta ocasión, para alarma del PSOE, hay cierta sensación de derribo porque, por primera vez en esta etapa democrática, podría perder capitales tan claves y emblemáticas como Barcelona y Sevilla. Sí, hay preocupación extrema. Pero tanto los sociólogos del PP como los del PSOE sostienen que no habrá debacle.

En el PP también tienen y tendrán sus problemas internos (Asturias, Comunidad Valenciana, corrupción) y deberán explicar muy bien cómo en unos sitios se atribuyen el papel de paladines del cambio (Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón...) y en otros el de adalides de la continuidad: Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2011