Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estrategias ante las municipales y autonómicas

El PSOE llama a rebato a 300 cargos para la defensa del gran pacto social

Cita masiva en Ferraz ante "la decisión más importante de la legislatura"

En las próximas horas, los barones socialistas, los portavoces parlamentarios regionales, los candidatos a las elecciones autonómicas, diputados, senadores y eurodiputados, en total más de 300 altos cargos del partido, conocerán la dimensión que la ejecutiva federal del PSOE otorga a la convocatoria que les ha hecho para el próximo sábado y el lunes y martes de la siguiente semana. La mayoría pensó inicialmente que se trataba de la preparación de la convención autonómica de fin mes en Zaragoza. Pero no es ese el asunto central, ni mucho menos.

La cuestión de fondo, que figurará en el orden del día del escrito de la convocatoria, será el diálogo emprendido por el Gobierno con empresarios y sindicatos, extensible a los partidos políticos, para tratar de firmar un gran pacto de contenido económico, laboral y social. "Se trata de una llamada a rebato a todo el partido para compartir la suerte del posible pacto, tanto si va bien como si va mal", explica un barón territorial, conocedor del sentido de la iniciativa.

Los socialistas ven "alguna posibilidad" de acuerdo, que no existía hasta ahora

Los candidatos aspiran a empezar la campaña sin la crítica sindical

En efecto, la cúpula socialista, encabezada en estas reuniones por Manuel Chaves, presidente del PSOE; José Blanco, vicesecretario general; Marcelino Iglesias, secretario de Organización; Gaspar Zarrías, secretario de Política Autonómica; Antonio Hernando, responsable municipal, y Elena Valenciano y Pilar Alegría, como miembros del comité electoral, quiere hacer partícipe al partido "de la decisión más importante de esta legislatura, desde luego para la formación pero sobre todo para España", señalan fuentes de la dirección socialista.

No se trata solo de informarles de la marcha del diálogo, sino de "hacer corresponsable a todo el partido" de las negociaciones, tanto en el éxito como en el fracaso, se insiste. Los secretarios generales, es decir, los barones territoriales y los candidatos a las presidencias de las comunidades autónomas en las elecciones de mayo, constituyen el primer bloque que se reunirá el próximo sábado; el lunes siguiente será el turno de los secretarios locales y responsables de ciudades de más de 50.000 habitantes, y el martes, el de los parlamentarios.

Los convocantes son conscientes de que cuando se reúna el partido es muy posible que la situación aún no esté despejada e incluso que el diálogo entre el Gobierno, los empresarios y los sindicatos haya sufrido algún parón. Pero hay alguna posibilidad de que finalmente fructifique ese acuerdo, cuando hasta ahora "no había ninguna", señalan en la dirección socialista para explicar la cautela de sus expectativas.

Si el Gobierno y la cúpula socialista tienen el máximo interés en que haya pacto, su deseo no es mayor que el de la mayoría de los convocados en estas tres jornadas para compartir criterios y opiniones. La bandera de las políticas sociales que el Gobierno pretende exhibir en estos momentos de crisis no es izada por los barones socialistas ante la evidencia de que los recortes sociales actuales se sobreponen a la estadística que refleja un gasto social en España muy superior a cualquier otra época.

Pero ahora los candidatos a las elecciones autonómicas y municipales con lo que tienen que lidiar es con la supresión de los 426 euros para los parados sin ningún subsidio, la congelación de las pensiones, la bajada de sueldo a los funcionarios y el aumento de la vida laboral hasta los 67 años, entre otras medidas "que ponen muy difícil una campaña", señalan líderes territoriales. Pero, sobre todo, el principal problema, que invocan muchos socialistas, apunta a la ruptura con los sindicatos y, singularmente, con UGT.

"La denuncia de los sindicatos deslegitima nuestras políticas", reconocen fuentes socialistas. "No es lo mismo empezar la campaña electoral con huelga o amenaza de huelga que con un pacto con los sindicatos", invoca como deseo un candidato autonómico. Si finalmente no hay acuerdo, la cúpula socialista quiere preparar al partido para hacer frente a la frustración y al desánimo que embargará al PSOE en vísperas electorales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2011