Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas vandálicas en Salt acaban con la quema de coches

Las graves lesiones de un menor que huía de la policía desatan las acciones

El domingo por la tarde se respiraba cierta calma chicha en Salt (Gironès). Los ciudadanos hacían vida tranquila en la calle, como siempre. Pero algo marcaba la diferencia: más coches de los Mossos d'Esquadra y de la Policía Local patrullaban la ciudad. El municipio, con el 43% de inmigración, vive desde el viernes una oleada de actos vandálicos que suma ya 12 vehículos quemados (cinco coches y siete motocicletas) y nueve contenedores calcinados.

La alcaldesa, Iolanda Pineda, ha llamado a la calma y ha pedido refuerzo policial. Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres personas. En marzo pasado autóctonos e inmigrantes se enfrentaron por los problemas de convivencia en uno de los municipios (31.000 habitantes) con un índice más alto de inmigración. El mayor temor de los episodios vandálicos en Salt es el parecido que tienen en su origen con el brote que ocasionó una rebelión en los suburbios franceses, que llevó a la quema de miles de coches en 2005. En Francia, el estallido de la violencia empezó en el barrio de la Chene Pointu, en la localidad de Clichy-sous-Bois, al norte de París, con la muerte de dos adolescentes electrocutados que se habían escondido en un transformador huyendo de la policía. La violencia se contagió.

La alcaldesa Iolanda Pineda llama a la calma y pide refuerzos policiales

En Salt, la quema de contenedores empezó el viernes, en una concentración de entre 40 y 50 jóvenes (la mayoría menores de edad, entre 9 y 14 años), casi todos inmigrantes, en solidaridad con Mohamed Reda Lyamani, que permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Josep Trueta en estado crítico desde hace más de una semana, con lesiones en la columna y coágulos en la cabeza. Cayó por un patio de luces desde un quinto piso al huir de la policía, que le dio el alto cuando conducía una motocicleta robada. El adolescente, de 16 años, cuenta con numerosos antecedentes policiales. "Tenemos muy presentes los hechos de París", ha dicho la alcaldesa, que ha asegurado que lucharán para evitar que ocurra lo mismo.

El viernes a las cinco de la tarde, los adolescentes iniciaron la protesta espontánea ante la Policía Local. Cuando se inició la dispersión empezó la quema de contenedores. A las 20.30, habían ardido siete. Esa misma madrugada aparecieron dos cubos más en llamas y cuatro ciclomotores con desperfectos. Los Mossos d'Esquadra detuvieron por los incidentes a tres personas acusadas de desorden público: dos menores de 16 años, de origen marroquí y sudamericano, e Ibrahim O., también marroquí, de 23 años, con más de 15 detenciones policiales.

Ayer por la mañana Salt se despertó con una situación peor aún. Desde la 1.30 hasta las 4.00 ardieron cinco coches y siete motocicletas. Los fuegos se repitieron en tres zonas dispersas, lo que dificultó a los agentes la tarea de dar con los culpables. Empezó entre la calle de Xavier Montsalvatge y Països Catalans, donde ardió un coche. Luego se repitió en el parque Monar, con dos coches calcinados, y siguió en Àngel Guimerà con Ramon Sambola, donde el fuego afectó a un coche y se extendió a siete motocicletas que había aparcadas al lado. En esa misma vía del centro de Salt ardió el quinto vehículo. Los vándalos actuaron rompiendo la ventana trasera y lanzando un objeto encendido dentro de los vehículos.

No hay ningún detenido de esta segunda oleada violenta. Los Mossos consideran la hipótesis de que los culpables estén relacionados con los que el viernes por la tarde y la madrugada del sábado quemaron nueve contenedores. La policía autonómica ha reforzado sus efectivos en la ciudad para evitar que la situación se repita.

La alcaldesa, Iolanda Pineda, comunicó ayer su preocupación al nuevo delegado de Gobierno, Eduald Casadesús. "Son hechos muy graves, y generan rabia, indignación y frustración", dijo. "No podemos permitir que estos actos vandálicos queden impunes", añadió. Y pidió una respuesta "modélica y contundente" de los ciudadanos, independientemente del origen. Está previsto que mañana se reúnan los portavoces municipales con Pineda para buscar una estrategia común.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2011