Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un comunicado hacia el final de ETA

La Guardia Civil detiene a dos etarras pocas horas después del alto el fuego

Un arrestado, acusado de encriptar documentos de ETA y de ayudar a las FARC

No se habían apagado aún los ecos del comunicado de alto el fuego lanzado este lunes por ETA, cuando la Guardia Civil y la policía francesa, con apoyo del CNI, detenían en Zarautz (Guipúzcoa) y Ciboure (sur de Francia) a dos presuntos etarras señalados -sobre todo él, Iraitz Gesalaga- por dos acusaciones de calado: ser los autores de los programas de encriptación de documentos de ETA y organizar cursillos de informática para etarras en Venezuela y miembros de las FARC en Colombia. La Operación Linux demuestra lo que los servicios antiterroristas habían dicho nada más hablar anteayer los tres encapuchados: ni la Policía ni la Guardia Civil están en tregua, diga lo que diga ETA.

Uno de los detenidos, Iraitz Gesalaga Fernández, de 27 años, es considerado "uno de los máximos expertos en informática de ETA" y responsable del supuesto desarrollo de un proyecto informático para las FARC colombianas, a cuyo territorio supuestamente habría viajado en al menos dos ocasiones. Su rastro fue hallado en los papeles incautados a Francisco Javier López Peña, Thierry, detenido en mayo de 2008 y de momento una fuente inagotable de material contra ETA.

El detenido estaba siendo buscado desde hace meses por la Guardia Civil, ya que la documentación intervenida al aparato político de ETA en Burdeos permitía identificarlo como la persona que había colaborado con la banda terrorista para el desarrollo de aplicaciones informáticas con las que facilitar la encriptación de los ordenadores usados por los etarras.

Gesalaga era en la actualidad uno de los mejores expertos informáticos de ETA y "el responsable de las últimas innovaciones de los terroristas en disciplinas como la estenografía y la criptografía, utilizadas para la ocultación y cifrado de mensajes y documentos", según Interior, que no duda en calificarlo como "el responsable de informática de ETA".

Los documentos de Thierry apuntaban a que los detenidos, según el Ministerio del Interior, habían participado en un proyecto informático ETA-FARC, para lo que incluso habrían estado en dos ocasiones "en la selva", según fuentes de la Guardia Civil. En esos papeles Gesalaga era nombrado como "el informático" y se reseña una supuesta visita suya a Venezuela en el verano de 2007, país donde habría instruido a etarras allí residentes en cómo encriptar archivos -con una modificación del programa PGP- para impedir su lectura por las fuerzas de seguridad en caso de que fueran incautados sus ordenadores, lápices de memoria u otros sistemas de almacenamiento.

Tras ese viaje, se le propuso al informático un viaje para asesorar a las FARC colombianas. No hay constancia cierta de que lo hiciera, pero sí de que en el verano de 2008 viajó con su novia, la otra detenida, de nuevo a Venezuela.

Gesalaga residía en Ciboure, en el sur de Francia, donde se había instalado hace unos meses tras abandonar su domicilio en su localidad natal, Zarautz (Guipúzcoa). Aquí fue detenida su compañera sentimental, Itxaso Urtiaga Valderrama, de 21 años y estudiante de Filosofía. La Guardia Civil dice que Gesalaga vivía en semiclandestinidad, pero se ofrecía en Internet como experto en informática e incluso daba su dirección en Ciboure, y datos de Google-Maps sobre cómo llegar a su casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2011