Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:OPERACIÓN GALGO | La lacra del dopaje

Urco, en la lista de Eufemiano en 2004

El nombre asignado a Marta se relaciona con Fuentes desde antes de los Juegos de Atenas

No se sabe si Urco era el perro, su gato o un nombre que le gustaba especialmente a Marta Domínguez, pero sí que figuraba en los listados de existencias de los frigoríficos sanguíneos de Eufemiano Fuentes desde el 4 de mayo de 2004, desde que, según fuentes conocedoras de la Operación Puerto, el médico canario contó con la tecnología y el conocimiento suficiente para procesar siberias, el concentrado congelado de hematíes que, al permanecer inalterable durante años, supuestamente simplificó enormemente toda la logística de las transfusiones de sangre para los deportistas, pues simplemente refrigeradas solo duraban 20 días.

Según los documentos de la Operación Galgo a los que ha tenido acceso este diario, los agentes de la Guardia Civil han llegado a la conclusión de que Urco, uno de los nombres más enigmáticos de la Operación Puerto, corresponde a Marta Domínguez, pues el número de móvil de la palentina figura bajo ese nombre en una de las agendas de los móviles de Eufemiano Fuentes.

De Urco había en el arcón de Eufemiano, en la cuarta estantería, junto a las bolsas de Rosa (aún no identificado), Guti (José Enrique Gutiérrez) y 4142 (Tyler Hamilton), dos bolsas también a 26 de junio de 2004, cinco semanas antes del comienzo de los Juegos de Atenas, y de Urco se conservan en el laboratorio antidopaje de Barcelona, junto a 97 bolsas más, dos bolsas de plasma, con la inscripción "sucio", extraído el 10 de mayo de 2006. Analizadas por el director del laboratorio, Jordi Segura, no se encontró EPO en ellas, lo que sí que ocurrió con ocho bolsas.

Dado que la intervención de la Operación Puerto se produjo el 23 de mayo de 2006, un par de meses antes de los Europeos de Gotemburgo, en los que la palentina ganó el oro en los 5.000 metros, los agentes sospechan que, tras la redada, Marta Domínguez debió de someterse presuntamente a una nueva extracción para tener la sangre lista de cara a los Europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011