La protesta por la crisis estalla en Argelia

Cientos de jóvenes se enfrentan a la policía en una decena de ciudades - En Túnez, los abogados encabezan la huelga contra el régimen de Ben Alí

Tras la crisis en Túnez, la protesta social ha estallado en la vecina Argelia, el país más poblado y rico del Magreb. En la capital, en una decena de ciudades y, sobre todo, en Orán, la segunda aglomeración urbana del país, cientos de jóvenes se enfrentaron violentamente a las fuerzas del orden. Anoche, la violencia seguía extendiéndose, sobre todo en la ciudad de Boumerdes.

El origen de la protesta no es tan preciso como en Túnez, pero sí es igual de espontáneo. Los primeros brotes de descontento surgieron el martes en Argelia, pero fue el miércoles y ayer cuando los jóvenes, muchos encapuchados y provistos de palos o de barras de hierro, se apoderaron del centro de Orán y de al menos cuatro barrios de Argel, incluido el céntrico de Bab el Ued, aquel en el que comenzó la "revuelta del pan" de 1988.

El paro juvenil y la frustración atizan la rebelión en ambos países del Magreb

Se echaron a la calle para denunciar la subida de los precios de algunos productos básicos, como el aceite y el azúcar, destrozaron el mobiliario urbano, y apedrearon y lanzaron cócteles molotov contra edificios públicos, empezando por alguna comisaría como la de Bab el Ued. "El Estado seguirá subvencionando los productos de primera necesidad", se apresuró a declarar el ministro de Comercio, Mustafá Benbada, en un intento de acabar con la revuelta.

En Argelia la rebelión es más juvenil, menos masiva, y más violenta que en Túnez. Más allá de sus desencadenantes puntuales en ambos casos pone de relieve la desesperación de una juventud mayoritariamente en paro, que se considera sin futuro y oprimida por regímenes autoritarios aunque de distinto signo económico, liberal en Túnez y con reminiscencias socialistas en Argelia.

En Túnez, la revuelta que empezó hace tres semanas con la inmolación de un joven de 26 años, cuyo carrito de vendedor ambulante fue volcado por la policía, continuó ayer con una huelga convocada por los colegios de abogados y que fue seguida por el 95% de los 8.000 letrados del país, según su decano Abderrazak Kilani. Cientos de ellos se concentraron en el vestíbulo del Palacio de Justicia de la capital bajo la atenta mirada de los antidisturbios que no intervinieron.

La policía sí actuó, en cambio, para apresar de madrugada a uno de los más célebres blogueros, Hamadi Kaluicha, y a El General, un rapero que compuso una canción cuya letra reza "presidente, tu pueblo está muerto", según la web alternativa Nawaat.org. Decenas de personas menos conocidas han sido también detenidas en todo el país.

Pese a la represión policial, algunas de las figuras tradicionales de la oposición al régimen, a las que la revuelta pilló por sorpresa, están convencidas de que las protestas seguirán. Continuarán porque más allá de los "métodos bárbaros" de las fuerzas del orden "no ha habido respuesta del poder a las legítimas reivindicaciones de la población", declaró a la cadena de televisión France 24 la abogada Radhia Nasraui, presidenta de la ilegal Asociación de Lucha contra la Tortura.

Sihem Bensedrín, portavoz del ilegal Consejo Nacional de las Libertades y exiliada en Barcelona, incluso vaticina, en conversación con este corresponsal: "Estamos ante el fin del régimen del presidente Ben Alí". ¿Por qué? "Nunca en la historia contemporánea de Túnez un jefe de Estado ha sido tratado así por ciudadanos de a pie que por tradición y por miedo respetaban hasta ahora las instituciones", responde.

"Los eslóganes coreados masivamente en la calle demuestran el desprecio que inspira el régimen", prosigue Bensedrín. Las consignas más repetidas por los manifestantes son, según ella, "¡Ben Alí, cobarde!", "¡ladrones, devolved el dinero al pueblo!", "¡fuera los ladrones de Cartago!", la sede del palacio presidencial que Ben Alí ocupa desde hace 23 años.

Abdelatif Bensalem, un intelectual hispanófono exiliado en París, se lamenta, no obstante, de que el régimen de su país cuente aún con el apoyo de Francia, Italia y España así como con el de EE UU, países a los que ha logrado convencer de que es un baluarte contra el islam radical. Ningún Gobierno europeo ha condenado la actuación de la policía tunecina cuyos disparos causaron la muerte en Nochebuena de dos manifestantes en Menzel Bouzayane.

El secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido, hizo grandes esfuerzos durante la presidencia española para otorgar a Túnez el llamado "estatuto avanzado" del que goza Marruecos desde 2008 y que le convierte en socio privilegiado de Europa, pero no logró rematar la negociación.

IFEX, una ONG canadiense que apoya a la oposición tunecina, intentó celebrar en noviembre, en Madrid, una reunión de disidentes de dentro y de fuera del país, pero no pudo hacerlo porque el Consulado de España en Túnez no concedió visados a dos destacados adversarios de Ben Alí, según los organizadores. Ayer, el Gobierno impidió la entrada al país a la corresponsal de Le Monde.

Un grupo de jóvenes tira piedras durante los enfrentamientos con la policía en un barrio de Orán, en Argelia.
Un grupo de jóvenes tira piedras durante los enfrentamientos con la policía en un barrio de Orán, en Argelia.FRANCE PRESSE

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de enero de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50