Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los muertos por accidente de tráfico caen por séptimo año consecutivo

En 2010 fallecieron en la carretera 1.730 personas, 173 menos que en 2009

Menos muertos, menos heridos graves y menos accidentes mortales. El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, presentó ayer los datos de siniestralidad en las carreteras españolas en 2010, que se saldó con 1.730 muertos, 173 menos que en 2009, lo que supone una caída del 9,1%. "Es un año alentador, aunque hay 1.730 razones para seguir trabajando", aseguró el ministro.

En concreto, hubo 1.548 accidentes mortales, 148 menos que en 2009, que causaron, además, 7.954 heridos graves frente a los 8.975 de 2009. "Lo más importante es que es el séptimo año consecutivo en el que desciende el número de fallecidos en las carreteras españolas", dijo el titular de Interior, que recordó que 10.000 personas habrían muerto y otras 50.000 habrían resultado heridas graves en la última década "si no hubiéramos hecho nada, si España se hubiera comportado estos últimos siete años como en 2003".

El ministro asegura que la velocidad es la principal causa de muerte al volante

Así, de forma velada, y a pesar de que Rubalcaba se afanó en atribuir a toda la sociedad y al consenso político el mérito de la caída de los muertos de tráfico en la última década, relacionó el éxito de las políticas de seguridad vial con la llegada del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: "Es a partir de 2004 cuando empieza a haber un descenso paulatino", repitió en distintas ocasiones el titular de Interior. Y lo reiteró siempre que tuvo ocasión: "En los tres primeros años de la década, 11 compatriotas perdían la vida al día en la carretera. En 2010 han sido 4,7. Casi seis personas que cada uno de los 365 días del año no mueren", insistió el vicepresidente.

El ministro admitió que "cada vez costará más reducir los muertos". "Es como las dietas de adelgazamiento, que los primeros kilos se pierden con facilidad, luego cuesta más y por último uno aspira a mantenerse", explicó Rubalcaba, si bien rectificó a continuación y aseguró que su aspiración no es mantenerse sino "reducir cada vez más". No reconoció, sin embargo, en el aumento de muertos registrado entre septiembre y noviembre de 2010, una ruptura de la tendencia a la baja en la siniestralidad al volante. "No es la primera vez que sucede, en 2007 hubo dos meses de aumento", recordó Rubalcaba. Y contraatacó con los datos del pasado diciembre: "Ha sido un mes especialmente bueno: 133 muertos frente a los 161 de 2009. Por cierto, se rompe la tendencia de los tres meses".

Con los deberes cumplidos en materia de seguridad vial en la primera década de este siglo -con un descenso del 57,5% España supera el objetivo europeo de reducir a la mitad las víctimas mortales en la carretera-, Rubalcaba anunció ayer el nuevo plan estratégico de seguridad vial para el periodo 2011-2020, que "pasará por el Consejo de Ministros en el primer trimestre del año".

El nuevo plan se centrará en los colectivos, los tiempos y los espacios con índices de siniestralidad por encima de la media. Las personas más vulnerables -niños, ancianos, ciclistas y motoristas-, los accidentes en ciudad, los relacionados con los desplazamientos en el trabajo -"muy elevados", según Rubalcaba- y los siniestros en carreteras convencionales, "las más peligrosas", serán los ejes de la nueva estrategia de seguridad vial, según anticipó ayer el titular de Interior.

Y junto a ello, "la velocidad, la velocidad y la velocidad", insistió Rubalcaba, que avisó de la próxima instalación de 100 nuevos radares fijos y seis de tramo -actualmente hay dos y un tercero en pruebas-. "La velocidad sigue siendo la causa fundamental por la que la gente se mata en la carretera", se lamentó, sin dejar espacio para el debate sobre un posible aumento en la velocidad permitida. "A veces me preguntan '¿por qué no nos dejáis ir más deprisa?'... porque no", dijo taxativamente el ministro, que recordó que las salidas de vía, las colisiones frontales y las fronto-laterales -responsables en 2010 de 648 muertes, 371 y 261 respectivamente- se producen principalmente por exceso de velocidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 2011