El pabellón español de la Expo 2010 seguirá en Shanghái

El pabellón español en la Exposición Universal de Shanghái, una estructura recubierta en mimbre diseñada por el estudio barcelonés Miralles-Tagliabue, no será destruido y se mantendrá como un referente de la arquitectura contemporánea en Shanghai, según informó la agencia oficial china Xinhua. El Gobierno español solicitó a su homólogo chino, desde años antes del evento, que el pabellón permaneciera en ese país. Este edificio indultado acompañará al popular bebé gigante Miguelín, que se convirtió en uno de los símbolos de la muestra y fue donado por España a la metrópoli china, que lo exhibirá en un museo.

Por ahora, sólo los pabellones nacionales de Italia y España han asegurado su permanencia, aunque el comité organizador de la Expo 2010, que fue la más visitada de la historia, negocia con los propietarios de los edificios de Rusia, Arabia Saudí y Francia para que estos también continúen.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS