Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

2010, el año con menos homicidios de la década

El número de crímenes en la región desciende un 24% respecto a 2009

La región madrileña ha sufrido en 2010 el menor número de homicidios de los últimos 10 años. El balance, cuando aún quedan unas horas para terminar el año, arroja que 42 personas han perdido la vida de forma violenta frente a 55 en 2009, lo que supone una rebaja del 24%. El único capítulo que sube es el de la violencia de género, que ha pasado de cinco a siete víctimas mortales, según los datos aportados por la Guardia Civil y por el Cuerpo Nacional de Policía.

Resulta destacable la alta eficacia policial, que ha logrado esclarecer más de la mitad de los casos. El mayor porcentaje lo tiene la Guardia Civil, que también cuenta con muchos menos casos (seis) frente al Cuerpo Nacional de Policía, que suma 36 crímenes. Los agentes del instituto armado tienen dos casos pendientes. "En general, los datos de este año son muy positivos, porque suponen que la labor de prevención está funcionando, sobre todo en los grandes núcleos de población", destacaron fuentes policiales. A eso también se ha unido que los servicios de emergencia (en especial Summa y SAMUR) evitan que lesiones muy graves terminen en muerte, según mandos policiales. Al estar más cerca o llegar más pronto a los lugares, las personas que sufren algún tipo de lesión grave reciben asistencia médica más rápida, lo que se traduce en que no fallezcan.

- Enero y junio, a la cabeza. El primer y el sexto mes se han convertido, hasta el momento, en los meses que más trabajo han tenido los agentes de homicidios, con seis casos cada uno. De hecho, el primer caso del año se produjo a los tres días de comenzar 2010. El 3 de enero fue hallada muerta la ecuatoriana Janett Magali. Había sido apuñalada en su domicilio de Pinto. Es uno de los dos casos pendientes de resolver de la Guardia Civil. Las investigaciones apuntan a que se trata de un caso de violencia de género. En junio se dio una de las jornadas más negras del año. El domingo 27 de junio, con solo tres horas de diferencia, dos personas murieron en Leganés. La primera fue fruto de un brote psicótico que llevó a una mujer a acuchillar a su padre. La segunda se produjo cuando un veinteañero lanzó supuestamente por las escaleras al novio de su madre.

- Los jueves, los más peligrosos. Por días de la semana, los jueves han sido los más peligrosos, según se desprende de los datos. Ocho muertes violentas se han producido en este día, seguido de los sábados y los domingos, con siete cada uno. Los más tranquilos, los martes y los miércoles (con cuatro). Una de las posibles explicaciones, según algunos responsables policiales, es que los jueves son días en que mucha gente ya sale de diversión y hay más población en la calle.

En jueves ocurrió uno de los crímenes más truculentos del año. Una mujer de nacionalidad colombiana, de nombre Amparo y de 25 años, murió tras ser arrojada por la terraza de una vivienda de la calle de Virgen de Loreto número 27, en Torrejón de Ardoz. Fue el 26 de agosto. La policía detuvo a tres personas. Una de ellas ingresó en prisión provisional.

- El riesgo de la tarde-noche. Más de un tercio de los homicidios de 2010 se ha registrado en el tramo horario que va desde las cuatro de la tarde hasta la medianoche. Conforme avanzan las horas y cae la noche, se producen más hechos violentos, según se desprende de los datos que maneja este periódico.

A las 11 de la noche del 3 de septiembre murió apuñalado el peruano Alexander Javier, de 20 años, en la plaza de la Piña de Valdemoro. El joven salió en defensa de otro que iba a recibir una paliza. Un padre y su hijo, ambos de nacionalidad colombiana, fueron detenidos y acusados de las puñaladas.

- Edad media, 41 años. Si se suman todas las edades de los fallecidos de forma violenta en la región, daría más de 1.600 años, lo que arroja una media de unos 41 años por víctima. La de más edad fue Fermín B. E., un español de 94 años que murió apuñalado el 14 de julio en una residencia de ancianos de Leganés. La policía detuvo a un compañero del centro como supuesto autor de los hechos.

El de menor edad fue un recién nacido, cuya madre lo decapitó. Fue el 5 de noviembre en el número 23 de la calle de San Joaquín, en Fuenlabrada. La mujer sufría problemas mentales, según los vecinos y la policía. De hecho, tras el arresto ingresó en la Unidad de Psiquiatría del hospital 12 de Octubre.

- Vallecas, primero de la lista. El distrito de Puente de Vallecas es el que más ha recibido la visita de los agentes de Homicidios. Han actuado allí en cuatro ocasiones. Uno de los casos que más llamó la atención mediática fue el de María Concepción Aguado Carmona, española de 46 años que murió el 7 de julio tras ser golpeada por otro gorrilla bajo el puente de la M-30. El agresor quería hacerse con su turno. Ocho distritos de la capital (Latina, Retiro, Moncloa, Chamberí, Vicálvaro, Fuencarral, Tetuán y Barajas) no han tenido ningún crimen.

- Leganés encabeza los pueblos. El municipio de Leganés tiene el triste récord de ser la población, tras la capital, con más crímenes: seis. Todos están resueltos. El último fue uno de los más macabros. Una vecina de Parla, Silvia Rodríguez Fernández, de 16 años, fue hallada muerta en una maleta dentro de un contenedor el 10 de noviembre en la calle de Alemania. La encontró un hombre que rebuscaba entre la basura. Las investigaciones apuntan a su ex novio, de nacionalidad peruana, que está en paradero desconocido desde el día de los hechos.

- Más españoles. Los españoles están a la cabeza del recuento de víctimas de 2010. Con 22 muertos. Le siguen muy de lejos los rumanos (cuatro) y los ecuatorianos (tres). Hay otras nacionalidades, como un albanés, un lituano y un gambiano. La última víctima española fue el vecino de Alcorcón Fernando Segovia García, de 32 años. Lo degollaron y le descerrajaron un tiro en el pecho dentro su furgoneta el 15 de diciembre en la calle del Doctor García Tapia (Moratalaz). Llevaba desaparecido desde el 24 de noviembre. Está todavía por resolver.

- Las armas blancas ganan. En la mayoría de los crímenes de este año se han empleado armas blancas. Se han utilizado en reyertas callejeras y en la mayoría de los crímenes de violencia de género. Le siguen las armas de fuego y los golpes. Uno de los casos más importantes del año se produjo, sin embargo, con arma de fuego. Una mujer, María Luisa Santana Martínez, de 55 años, murió el 20 de agosto tras recibir varios disparos en el transcurso de una discusión de tráfico en la calle de Francisco Villaespesa, en el distrito de Ciudad Lineal. El supuesto agresor, Ángel Ortega Somolinos, de 76 años, la remató cuando estaba en el suelo moribunda. También intentó acabar con la vida del compañero de la víctima, que huyó corriendo. El presunto autor fue detenido minutos después en Atocha.

Siete víctimas de violencia machista

Los datos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía arrojan un triste balance. Siete mujeres han perdido la vida este año víctimas de la violencia de género, frente a las cinco del año pasado. En ninguno de ellos existía denuncia previa de malos tratos u órdenes de alejamiento. De las 42 personas víctimas de crímenes, 14 han sido mujeres.

El primer caso del año fue el de Ivana Sanz, de 36 años, que murió tras ser apuñalada, supuestamente, por su ex novio en la localidad de Brunete. Ocurrió el 21 de enero y la mujer ya había alertado a sus conocidos que había visto a su ex compañero, Sergio González, de 32 años, rondar por su zona.

Uno de los casos que la Guardia Civil ha dado como violencia de género fue considerado en principio como un suicidio pactado entre un matrimonio de Morata de Tajuña. Francisca Clemente murió el 1 de marzo tras recibir un disparo de su marido. Él se quitó la vida instantes después. Al principio, los agentes del instituto armado lo cerraron como muerte voluntaria, ya que dejaron escritos para sus familiares. Ambos sufrían graves problemas de salud.

El último caso de violencia de género se registró el 28 de noviembre en Villaverde, cuando murió Rosalía, de 78 años. Su marido intentó suicidarse tras cometer el crimen y avisar a su hija de lo que acababa de hacer.

Al margen de la estadística, una mujer permanece desaparecida desde el pasado día 11. Se trata de María Piedad García Revuelta, de 31 años, cuyo ex compañero sentimental se quitó la vida cuatro días después en San Lorenzo de El Escorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 2010

Más información