Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao agradece la "responsabilidad" del PSE por facilitar las cuentas de Vizcaya

Los socialistas se abstienen, pese a considerar "insuficiente" el presupuesto

El PSE posibilitó ayer con su abstención en las Juntas Generales la aprobación del presupuesto de Vizcaya para 2011. Los socialistas tacharon las cuentas de "insuficientes", pero les dieron luz verde porque "el sentido de la responsabilidad debe primar siempre por encima de otros intereses, más probablemente de tipo electoral", en palabras de su portavoz, José Antonio Pastor. El PNV reconoció que se trata de un proyecto "duro", pero que no renuncia a poner en marcha "programas pioneros" que la sociedad demanda.

El presupuesto, aprobado con los únicos votos a favor del PNV, la abstención del PSE y el rechazo de los demás grupos, suma 1.468 millones para gestión propia, un 6% más que en 2010. Al término del debate, el diputado general, José Luis Bilbao, agradeció a su partido "el soporte" que ha dado a las cuentas "esta vez y en toda esta legislatura" y reconoció a los socialistas su "ejercicio de responsabilidad", aunque no dejó pasar la oportunidad de incidir en la polémica sobre el preacuerdo entre ambas formaciones. "Han actuado en absoluta coherencia con el pacto al que el 11 de octubre a las 15.45 quien les habla llegó con el coordinador del Gobierno vasco, el señor Ares", dijo. Los socialistas han negado varias veces públicamente la existencia de tal pacto en concreto.

El diputado general insiste en que la aprobación estaba "acordada con Ares"

Con la vista puesta en las elecciones forales de mayo, el diputado general apunto que el próximo año "habrá un nuevo Gobierno foral", aunque "otra cosa es quiénes lo compongan".

En el turno de explicación de voto, Pastor indicó que, "evidentemente no ha podido ser en contra" de los presupuestos, porque "no es en ningún caso lo que corresponde". Tras asegurar que "no había acuerdo" respecto a las cuentas, pero sí una "voluntad manifiesta" de los socialistas de facilitar una negociación, lamentó que "se ha perdido la oportunidad de profundizar en mejoras como la priorización de inversiones en determinadas comarcas desfavorecidas, una ayuda más consistente a los Ayuntamientos en momentos de crisis o un esfuerzo mayor en favorecer la creación de empleo".

El PP tildó de "malo y perjudicial para los vizcaínos" un proyecto que, a su juicio, "solo responde a intereses partidistas y es manifiestamente mejorable". "No es más que un fiel reflejo del Gobierno foral: sin ilusión, sin proyecto, continuista, poco innovador e ineficaz ante la crisis", criticó el popular Gonzalo Zorrilla-Lequerica.

EB censuró la "falta de consenso" y advirtió de que el diálogo con los restantes grupos de la Cámara hubiera permitido "una aproximación más realista" a la situación de Vizcaya. "Los socialistas han devuelto el favor de los Presupuestos Generales del Estado", consideró su representante Ana Tellería.

En una línea parecida, el representante de Aralar en el debate, Josu Murgia, indicó que socialistas y peneuvistas "no han realizado una política basada en mejorar las cuentas del Gobierno o la Diputación", sino que "solo se han preocupado de salvar las instituciones que gobiernan".

Eusko Alkartasuna destacó que el presupuesto resulta "insuficiente para afrontar la situación económica". La izquierda abertzale ilegalizada insistió en que es posible una Vizcaya "más justa y social", ya que "hay dinero", pero "mal distribuido". Por último, Alternatiba describió gráficamente que "cuando la rueda de la bicicleta está rajada sólo vale cambiarla, no poner parches".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 2010