Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Internacional

Benítez desafía a Moratti

El técnico del Inter lanza un ultimátum al presidente por la falta de apoyo y refuerzos: "O fichan o que hablen con mi agente"

"Parece que somos incapaces de disfrutar de un título. En mayo pasó con Mourinho, que no volvió a Milán con el equipo tras la Champions. Y ahora es Benítez... No dejó pasar ni dos minutos del pitido final y ya estaba soltando todo lo que tenía dentro". Son las palabras de una persona que lleva más de 30 años trabajando en el Inter. Es también el sentir general que ha acogido al equipo de vuelta de Abu Dabi.

El Inter ganó el sábado el Mundial de clubes, el quinto título de 2010. Pero no hubo paz. Rafa Benítez pasó de la fiesta y explotó ante los micrófonos. Denunció la falta de apoyo, arremetió contra Massimo Moratti, el presidente, al que lanzó un ultimátum, y también criticó a los jugadores. "Cuando llegué, me prometieron tres fichajes para ganarlo todo. No vino nadie. El año pasado se gastaron 80 millones de euros; el anterior, 50. Desconozco los aspectos financieros del club, pero conmigo se han gastado cero. Los demás equipos se han reforzado. El mío, no", espetó quien en cinco temporadas hizo que el Liverpool, su club anterior, se gastara 226 millones en fichar a 70 futbolistas.

"Cuando llegué, me prometieron tres fichajes para ganarlo todo. No vino nadie"

"No me gustó nada que se dudara de mi trabajo. He ganado mucho"

Moratti se ha gastado casi 800 millones de euros en los últimos 15 años. Así que decidió poner freno al gasto tras el triplete del curso pasado: Liga y Copa italianas y Champions. Entendió que el equipo que dejó José Mourinho era suficientemente competitivo y en el club aseguran que se lo aclaró a Benítez el primer día. Pero el entrenador se lo ha reprochado seis meses después. El español nunca ha hecho autocrítica. Ni por el mal juego ni por las muchísimas lesiones que ha sufrido la plantilla. La culpa, para él, la tiene Mourinho: "Estos chicos vienen de dos años sin pisar el gimnasio [el portugués lo había quitado de los planes de entrenamiento y se ganó los aplausos de los jugadores] y para compensar el trabajo atlético ahora lo necesitan y, claro, surgen las lesiones".

Ahora, para Benítez, solo hay tres soluciones. "No me gustó nada que se dudara de mi trabajo. Soy entrenador desde hace 25 años y he ganado mucho. Quiero el respaldo del club y el control de los jugadores dentro y fuera del campo. Hay tres caminos. Uno es que me den apoyo y me fichen a cuatro o cinco jugadores antes del 29 de diciembre. Otro es seguir así, sin un proyecto y con un único culpable, que soy yo. Y el último es que hablen con mi agente". Es el ultimátum que Benítez ha lanzado a Moratti, quien, tras la crisis de resultados en la Liga y la mala imagen en la Champions, sondeó a Leonardo y Rijkaard. "Hay que saber transmitir carácter al equipo. Si no, no se gana", fue uno de los mensajes que Moratti envió a Benítez.

El preparador no ha conectado con el vestuario. Que en estos seis meses de relación, tras la marcha de Mou, no ha conseguido tener feeling con la plantilla lo demuestran las palabras de Materazzi a la llegada al aeropuerto de Malpensa: "Ni he oído lo que ha dicho Benítez. El Inter está por encima de él y de todo. Es el mejor club del mundo". El central tampoco celebró el último título, sino que se metió en la caseta cuando vio que el técnico agotaba el tercer cambio en el minuto 87 de la final contra el Mazembe, ganada por 3-0.

Benítez ha creado una fractura con Moratti difícil de recomponer. Entre los dos nunca ha habido una relación fluida. Cuando llegó, el madrileño pidió un contrato de tres años. El presidente le concedió dos con opción a un tercero: es el más corto de un técnico bajo su mandato, desde 1995. "Benítez ha sido inadecuado", dijo ayer Moratti en Milán. Es difícil que lleguen cuatro refuerzos antes del 29 de diciembre. También lo parece que el entrenador acabe el curso en el banquillo del Inter.FÚTBOL

Internacional

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2010