Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FERNANDO SALAZAR | Vicepresidente ejecutivo del ICEX

"El ICEX será prestador de servicios y no subvencionador"

Fernando Salazar Palma (Madrid, 1967) lleva cuatro meses al frente del Instituto de Comercio Exterior (ICEX), "una casa que no me pilla de nuevas"; de hecho, fue su consejero más joven, además de ocupar, entre 2004 y 2007, el puesto de jefe de gabinete del presidente del ICEX, cargo que desempeña el secretario de Estado de Comercio. "Aquí he crecido en los 20 años que llevo dedicándome al comercio", dice quien justo antes ejercía como jefe de la Oficina Económica y Comercial en Pekín de la Embajada de España en China. Salazar define como intensos los últimos meses, aunque piensa que lo que le queda va a serlo mucho más. "Pues tenemos el reto importante de la crisis. Las empresas quieren y necesitan salir al exterior".

"La semana que viene aprobaremos el plan de refuerzo de la exportación"

"Vamos a cambiar el esquema de las líneas ICO para dar acceso a las pymes"

"Con la crisis, salir al exterior, más que una opción, es una obligación"

"La empresa española ha ganado 500 concursos internacionales"

Pregunta. Las exportaciones iban a ayudar a España a salir de la crisis. Sin embargo, en los últimos meses evolucionan peor y el déficit comercial ha crecido. ¿Cómo cree que acabará este año?

Respuesta. Puede que el dato de la exportación salga peor, pero en realidad no lo es. Los primeros meses de 2009 fueron francamente malos y después mejoraron. Hasta septiembre de este año, las exportaciones han crecido un 16,7%. Sobre todo a América Latina y Asia, donde han aumentado un 30%. Hemos exportado 2.500 millones de euros a China, y eso es un récord absoluto. A final de año, el crecimiento de la exportación estará por encima del 15%. Las importaciones suben menos, pero su volumen es más importante, con lo que el déficit comercial crecerá más del 7% en 2010. Son datos buenos que demuestran que el importante problema que teníamos con la balanza de pagos antes de la crisis se ha corregido. Porque el hecho de que la importación aumente es síntoma de que la economía está reaccionando y necesitando productos industriales.

P. Sin embargo, los empresarios que se reunieron con José Luis Rodríguez Zapatero le pidieron más apoyo a la exportación. ¿Les van a ofrecer más financiación en pleno recorte presupuestario?

R. Con la crisis, salir al exterior, más que una opción para las empresas, se ha vuelto una obligación. España ha remontado todas sus crisis por el exterior. Pero la crisis también afecta a la Administración pública, que ha sufrido un fuerte recorte presupuestario. Lo mejor que podemos hacer por las empresas es reducir el déficit público. En el ICEX no tenemos el presupuesto que teníamos antes, pero si los gastos de los ministerios se han recortado un 15,6% de media, nuestras transferencias lo han hecho un 7,6%. Para 2011 tenemos el reto de ayudar más y mejor a las empresas, aunque con menos recursos.

P. Y eso, ¿cómo se hace?

R. Focalizando los esfuerzos donde tengan más impacto. Priorizando el asesoramiento frente a la subvención. Y colaborando más con otros socios.

P. O sea, que en vez de financiarlas, como piden, les van a dar consejos...

R. La empresa no solo vive de financiación, sino del apoyo institucional, de las acciones de lobby... Así es como logran ganar los 477 concursos internacionales por valor de 36.000 millones de euros que han conseguido las empresas españolas entre abril y octubre. El dinero no lo es todo. La asesoría y el acompañamiento son lo que más ayuda. Las ferias... hemos organizado casi 500 ferias este año.

P. Pero siguen sin poder acceder a la financiación.

R. Por eso vamos a cambiar el esquema de las líneas ICO para que lleguen a los clientes finales, fundamentalmente a las pymes. No nos vamos a centrar tanto en subvencionar los tipos de interés, sino en que tengan acceso al crédito. Estamos trabajando conjuntamente con las comunidades autónomas en el tema de las garantías. El ICEX no va a ser un subvencionador, sino un proveedor de servicios y, poco a poco, de servicios de pago. Se recortan las subvenciones porque se recorta el presupuesto. Pero eso no quiere decir que a la empresa le llegue menos dinero. Si nos coordinamos con las comunidades autónomas, las empresas saldrán beneficiadas. Progresaremos mucho a partir de la semana que viene, cuando adoptemos el plan integrado de refuerzo de las exportaciones.

P. ¿En qué consiste el plan?

R. Tras cuatro meses de negociaciones en el Consejo Interconfederal de Internacionalización, que está formado por las comunidades autónomas, el Consejo Superior de Cámaras de Comercio, la CEOE y el Estado -20 bandas, lo que no es sencillo-, hemos acordado 30 medidas, de las cuales la mayoría van dirigidas a potenciar la exportación, y el resto, a atraer inversión exterior. Se trata de trabajar todos juntos, con una marca común y con el mismo presupuesto, pero mejor utilizado a la empresa le llegará más dinero. El plan lo presentará el próximo martes el ministro Sebastián.

P. ¿Cómo cree que les afectará a sus socias, las cámaras de comercio, que el Gobierno haya eliminado la obligatoriedad de las cuotas que les pagan las empresas?

R. La medida adoptada por el Gobierno les obligará a volcarse en prestar servicios. Es el camino a seguir. Y hemos de apoyarnos conjuntamente. Nosotros tenemos la capilaridad en el exterior, con 100 oficinas comerciales. Y las cámaras, 88 oficinas y 400 puestos de atención en el interior. Algo tendrán que reducir su red.

P. ¿Y ustedes van a reducir la suya?

R. No. Es nuestro gran activo. Pero tampoco vamos a ampliarla. La vamos a racionalizar, reduciendo espacio y coste del alquiler donde sea posible, como hemos hecho en Shanghái y Nueva York. Y la coordinaremos con las oficinas de las comunidades autónomas.

P. ¿A cuántas empresas van a ayudar a internacionalizarse, van a cumplir sus objetivos?

R. Hemos rebasado el objetivo de la legislatura, con 7.000 empresas en lugar de las 5.000 que teníamos previstas. Y a partir de 2011 serán 2.000 compañías por año. Hemos hecho mucho, pero aún nos queda camino por recorrer. En España hay un potencial de 150.000 empresas que podrían convertirse en empresas exportadoras.

P. ¿Y cuántas de las empresas que empiezan a exportar mantienen su relación con el exterior?

R. Un tercio. Salvo en el caso del programa PIPE, con el que más del 80% se convierten en exportadoras regulares, que son aquellas que superan los cuatro años de relaciones comerciales.

P. Pese a todo, se siguen quedando al lado de casa, en la UE.

R. Sí. Pero si en 2004 Europa representaba el 74% de nuestras exportaciones, en 2010 ya es el 67%. Y al final de la legislatura nuestro objetivo es que dos tercios de las exportaciones estén fuera de la UE, y un tercio, dentro. El apoyo del ICEX tiene más valor cuanto más difícil es el mercado. Mercados como China, India, Indonesia...

P. ¿Y cómo evoluciona la presencia española en China, ese mercado tan boyante y que tan bien conoce?

R. En 2001 había 33 empresas españolas instaladas, según las cámaras de comercio, que son el mejor indicador, y en septiembre de 2010 ya eran 468. Y 6.000 empresas exportan a China, 1.800 de forma regular.

P. ¿Por qué España tiene una marca tan mala en el extranjero, donde algunos directivos dicen que les da vergüenza ser españoles?

R. No tenemos mala fama. De hecho, se nos reconoce como líderes en muchos sectores y se nos busca, que es lo más importante. Pero hay dos realidades distintas: la del mercado financiero, donde la actuación de los fondos soberanos es muy discutible, y la comercial, donde nuestra imagen es buena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2010