Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alta velocidad entre Madrid y Valencia

Madrid-Valencia son desde hoy 95 minutos

España se pone a la cabeza de Europa en alta velocidad por kilómetros - Los políticos aparcan la polémica de la paternidad del proyecto

Madrid-Valencia son desde hoy 95 minutos

El AVE hizo honor a su fama de veloz y el viaje inaugural acabó felizmente, con unas palmaditas del rey Juan Carlos en el morro del S-112, el tren que condujo ayer a 250 invitados de Madrid a Valencia en algo menos de 95 minutos. "Te has portado", pareció decirle el monarca con un gesto ya clásico en estos actos.

El convoy partió de la estación de Atocha, en Madrid, con ocho minutos de retraso, pero por el camino apretó y se deslizó suave por las vías de la estación valenciana de Joaquín Sorolla unos minutos antes del tiempo obligado. En la capital valenciana esperaban al histórico tren unos 600 invitados encogidos por el frío.

Fue un día de nervios, pero también de tregua. Los políticos hicieron esfuerzos para no patrimonializar esta infraestructura. Desde el rey Juan Carlos hasta los presidentes de las dos comunidades conectadas, la madrileña Esperanza Aguirre y el valenciano Francisco Camps, hablaron de esfuerzo y logro colectivo. No se vieron roces políticos.

El Rey aplaude la nueva conexión porque favorece la cohesión territorial

Zapatero insiste en que el Gobierno ha sido eficaz al cumplir los plazos

La distribución de plazas creó más de una pareja de viaje curiosa. Los reyes viajaron sentados con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro de Fomento, José Blanco. Detrás compartieron butacas el presidente valenciano, Francisco Camps, y el líder nacional de su partido, Mariano Rajoy. En el tren se dio por sentado que tenían mucho de qué hablar, aunque su encuentro a primera hora en Atocha fue gélido, según algunos presentes. Y no solo por las condiciones meteorológicas.

Aguirre se sentó frente al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. El ex presidente de la Generalitat valenciana y ahora delegado en Europa del Grupo Telefónica, Eduardo Zaplana, se situó entre el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, y el presidente de Renfe, Teófilo Serrano. Sus compañeros de partido le hicieron el vacío. Él mostró, sin embargo, una excelente química con Zapatero.

El Ministerio de Fomento no se olvidó de los protagonistas en la historia de esta infraestructura, que llega 18 años después de la inauguración del primer AVE Madrid-Sevilla. En las primeras filas estuvo la ex ministra Magdalena Álvarez, en esta ocasión como vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI). A ella le dirigió el presidente del Gobierno palabras de afecto y reconocimiento por su contribución al proyecto. También estuvieron los ex presidentes valencianos Joan Lerma (PSOE), Eduardo Zaplana y José Luis Olivas (PP). No acudió el ex ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos, también del PP, a pesar de que estaba invitado.

El Rey se mostró orgulloso de que España cuente con una de las redes de alta velocidad "más modernas y extensas del mundo". Y recalcó que esta nueva conexión entre las dos capitales "va a favorecer sin duda nuestra economía y nuestra cohesión social y territorial". Blanco subrayó que el AVE "hará algo más que llevar el mar a Madrid. Situará al Mediterráneo como un nuevo y potente centro de la España en red", dijo.

El presidente del Gobierno se detuvo en la importancia de que España proyecte al exterior solvencia con proyectos como este. "Sólo un gran país como España puede ponerse a la cabeza mundial de la alta velocidad y tener la visión de futuro necesaria para acometer esta profunda transformación", subrayó. Antes de dejar el estrado, Zapatero sí envió dos mensajes claros a los populares: que el Gobierno ha cumplido los plazos -la presión del principal partido de la oposición en los últimos seis años ha sido feroz- y que cuando se suman esfuerzos, España está mejor preparada para superar los retos. Aguirre y Camps coincidieron en que, aunque entre las dos capitales sigue habiendo los mismos kilómetros (391), ambas ciudades están hoy más cerca.

A la vez que el AVE llegaba a la estación Joaquín Sorolla, pasados unos minutos de las 12.30, un millar de manifestantes ocupaban las aceras cercanas a la entrada. Pedían más presupuesto para el servicio de Cercanías ferroviarias y que no se supriman los trenes de media distancia, como está proyectado, entre Valencia y la capital madrileña. Los sindicatos, que llevaron la voz cantante, denunciaron que con el dinero que ha costado el AVE se podrían haber mejorado las líneas ya existentes que cogen todos los días millones de viajeros. "El AVE es un ferrocarril elitista, tanto por el público potencial como por el coste", criticó Luis García, portavoz de la CGT en el comité de empresa de Renfe.

La comitiva oficial almorzó en el parque natural de L'Albufera, en Valencia, y luego se volvió en tren a Madrid. Por el camino hicieron un alto en Requena, donde inauguraron la estación -una de las cuatro de la línea- ante las corporaciones municipales de Requena y Utiel. La prueba había sido superada.

Hoy la nueva línea del AVE se examinará ante los viajeros con el inicio de su explotación comercial. Renfe lleva vendidos más de 90.000 billetes. Cada día 30 trenes comunicarán las ciudades de Madrid y Valencia

Próximas estaciones

- Una veintena de municipios forman parte de la red de ciudades AVE. El Ministerio de Fomento prevé casi doblar el número en los próximos años, ampliando raíles más allá de las fronteras españolas. Estos son los proyectos y las fechas previstas por Fomento:

- El AVE de la Comunidad Valenciana crecerá en 2012 con una nueva estación en Alicante. Dos años después llegará a Castellón. También en 2014, a Murcia. El enlace a Almería sigue pendiente de fecha a la espera del estudio informativo.

- La alta velocidad cruzará la frontera francesa en 2012 a través de un túnel hasta Perpiñán.

- La conexión entre las capitales gallegas está prevista en 2011, cuando se inaugurará la red entre Orense, Santiago y A Coruña. El ministro José Blanco se comprometió esta semana a licitar "de golpe" antes de 2011 todos los tramos que queden pendientes del AVE por valor de 6.000 millones de euros. Un año más tarde, según un portavoz de Fomento, se abrirá el enlace con Vigo y con Zamora.

- Los gallegos tendrán que esperar al menos hasta 2015 para llegar en tren rápido a Madrid.

- En dos años habrá también conexiones entre diferentes ciudades sin pasar por la capital. Entre ellas, la vía de Palencia a León y el trazado entre Sevilla y Cádiz.

- Cantabria y Asturias enlazarán con Madrid a partir de 2015.

- Quedan pendientes de fecha las conexiones del País Vasco y, al sur, el tramo entre Antequera y Granada, porque falta parte del estudio informativo, según un portavoz de Fomento. El calendario tampoco está cerrado para las conexiones entre Madrid y Lisboa y la prevista de Vigo a Oporto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2010

Más información