Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón recusará a cinco magistrados que van a juzgarle

El Supremo encomienda al sustituto del juez las querellas contra Villarejo

El juez Baltasar Garzón anunció ayer en Avilés (Asturias) su intención de recusar a cinco de los siete magistrados del Tribunal Supremo que van a juzgarle por investigar los crímenes del franquismo debido a que han participado en la instrucción de la causa. El escrito lo presentará previsiblemente hoy su abogado, Gonzalo Martínez-Fresneda.

Garzón indicó ayer en Avilés que intentará apartar del tribunal a cinco de los magistrados porque "habiendo participado en la instrucción de la causa no pueden a su vez formar Sala para juzgar, porque el prejuicio está establecido claramente".

El Supremo rechazó el miércoles a los principales testigos propuestos por Garzón, entre ellos una docena de juristas internacionales, tres jueces y dos fiscales de la Audiencia Nacional. El juez, que sigue suspendido de funciones desde el pasado mayo, lamentó que no se haya aceptado el testimonio del historiador Ricard Vinyes, autor de una investigación "muy seria" sobre la desaparición de niños entre 1937 y 1951, que el Supremo ha reducido a "obra literaria sobre un suceso histórico concreto". El juez cree que el rechazo de sus testigos le genera, una vez más, "indefensión".

Por otra parte, el Tribunal Supremo ha ordenado al juez sustituto de Garzón, Pablo Ruz, que instruya las querellas de un particular y del seudo sindicato ultraderechista Manos Limpias contra el ex fiscal jefe Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo. Éste calificó la admisión de la querella contra Garzón por su investigación de los crímenes del franquismo como un "golpe brutal a la democracia" y dijo que los magistrados del Supremo se habían convertido en un instrumento "al servicio de la actual expresión del fascismo español". Al conocer ayer la decisión del Supremo, Jiménez Villarejo lamentó el "desvarío" del alto tribunal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2010