La crisis del euro

Nuevo golpe a la credibilidad de España

Moody's pone en revisión la calificación de la deuda - La agencia no se cree las pruebas del Banco de España ni el compromiso de las comunidades con el déficit

La credibilidad de la economía española sufrió ayer un nuevo mazazo. La agencia de calificación Moody's puso en revisión la calificación de solvencia de la deuda española básicamente porque no se fía ni de la banca española, ni del Banco de España, ni de las comunidades autónomas. Lo peor es que los inversores se fían aún menos, puesto que la deuda española cotiza a niveles claramente peores que la de países con similar o inferior calificación. En todo caso, Moody's no cree que la solvencia española esté amenazada ni espera que tenga que acudir al fondo de rescate europeo.

El nuevo aviso de Moody's llega cuando la tormenta arrecia en los mercados por el reciente rescate de Irlanda y por las dudas sobre la capacidad europea para frenar el contagio. Los dirigentes de la UE intentarán hoy articular un mecanismo de ayuda financiera creíble que dé estabilidad a los países de la zona euro.

La firma cree que los bancos pueden requerir más de 80.000 millones
Salgado adelanta la publicación de datos autonómicos para disipar las dudas
Moody's critica los retrasos en reformas como la de las pensiones
Otro riesgo radica en las necesidades de financiación para el año 2011
Más información

El informe publicado ayer da munición de grueso calibre a quienes no se creen la versión oficial sobre las cuentas públicas españolas, esa que dice que el ajuste presupuestario pactado con Bruselas se cumplirá al milímetro y que la banca no va a requerir en ningún caso una recapitalización que comprometa la solvencia del Estado como en Irlanda.

Para empezar, Moody's no se fía de la banca o, lo que es lo mismo, no se fía del Banco de España, que es el que ha certificado su solvencia con unas pruebas de resistencia cuya validez defiende a capa y espada. Mientras el supervisor sostiene que la banca no necesitaría capital adicional al ya inyectado para hacer frente a un escenario de tensión, Moody's cree que "las necesidades de recapitalización podrían incrementarse hasta al menos 80.000 millones de euros", esto es, en torno al 8% del producto interior bruto (PIB). Se trata de una enmienda a la totalidad a las pruebas del Banco de España. Más aún, Moody's cree que incluso en su escenario central (esto es, sin tensión, sin estrés), la banca española necesita unos 15.000 millones adicionales a los ya inyectados, que pueden convertirse en 90.000 si el mercado muestra una exigencia de solvencia mayor a los bancos que necesiten captar financiación mayorista.

Es verdad que Moody's da cifras globales (y no las detalla entidad por entidad con un análisis preciso como el Banco de España), pero también lo es que los inversores parecen más dispuestos a dar credibilidad a la agencia que al supervisor. El Banco de España va a exigir más transparencia a bancos y cajas, pero no parece por ahora dispuesto a dar el paso de rebatir los argumentos de analistas privados, aunque se trate de los de firmas tan influyentes como las agencias de calificación.

Moody's tampoco se fía de las comunidades autónomas. Su preocupación atañe, sobre todo, al compromiso de las autoridades regionales con el recorte de gasto y a la capacidad del Gobierno central de imponerles disciplina fiscal. Esas dudas no se ven despejadas los "recientes y más bien tímidos pasos" para aumentar la transparencia sobre las cuentas autonómicas. Moody's advierte que hay comunidades que van a incumplir sus objetivos de déficit, que los recortes se centran en inversiones y que no hay medidas para frenar el gasto en sanidad y educación. El Gobierno reaccionó anunciando un adelanto en la publicación de los datos de ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas. En principio, estaba previsto que se empezasen a publicar en mayo de 2011 con datos del primer trimestre de ese año, pero ahora se negocia que la semana que viene se presenten la semana que viene con datos del tercer trimestre de este año, según anunció ayer la vicepresidenta económica, Elena Salgado.

Moody's también critica los retrasos el Gobierno central en la reforma de la negociación colectiva y de las pensiones.

Junto banca y comunidades, el otro factor de preocupación de Moody's es la vulnerabilidad ante las fuertes necesidades de recapitalización del año próximo: 170.000 millones del Estado, 30.000 de las comunidades y otros 90.000 de la banca. En realidad, las necesidades del Tesoro español en 2011 son inferiores a las de países como Bélgica, Francia o Italia, pero la presión de los mercados dificulta la tarea. Ayer, la Bolsa española sufrió la mayor caída de Europa, pero la prima de riesgo se redujo ligeramente.

Elena Salgado,  ayer en  el Congreso.
Elena Salgado, ayer en el Congreso.CRISTÓBAL MANUEL

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Subdirector de EL PAÍS al frente de la información de economía y empresas. Ha desarrollado su carrera en Cinco Días, diario del que fue director, y en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector de Información y director adjunto. Es licenciado en Derecho, Ciencias Económicas y Ciencias Políticas y máster en Periodismo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción